viernes, 3 de noviembre de 2006

La técnica del aro






Hipótesis de trabajo:

- Somos un campo de energía.

- Nuestro campo de energía tiene un componente físico en el que se expresan los procesos orgánicos, bioquímicos, celulares etc.

- Nuestro campo de energía tiene un componente psíquico en el que se expresan los procesos emocionales, mentales, perceptuales, conductuales, sociales, cognitivos, tanto los conscientes como los inconscientes.

- Hay una relación de interdependencia entre lo físico y lo psíquico, de manera que lo que le pasa a uno le afecta al otro y viceversa.

- La naturaleza de la energía es fluir.

- Cualquier malestar, dificultad, perturbación, o sensación desagradable está reflejando un bloqueo en algún nivel de nuestro campo energético. Los bloqueos son alteraciones en el fluir natural de la energía.
- Todos nosotros disponemos de recursos internos que permiten la recuperación del equilibrio perdido y el restablecimiento del fluir de la energía. Se puede aprender cómo acceder a estos recursos y a utilizarlos.



La técnica del HULAHOP:

- Un hulahop es un tubo hueco cerrado sobre si mismo, de unos 70cm de diámetro aproximadamente, con un grosor de unos 3cm. Imagina que dispones de este aro de ningún color en particular. Como es hueco, utilizamos el aro como recipiente o guía en el que poner el problema que queremos tratar. El cerebro izquierdo trabaja especialmente con informaciones lineales, con el lenguaje verbal y fragmentando en partes el todo, es analítico. El cerebro derecho trabaja de forma simbólica y es capaz de unificar y poner en común, es sintético y creativo.

- Imagina que el aro-hulahop está colocado verticalmente, de canto, coincidiendo con la línea media de tu cuerpo. Tiene la entrada por debajo de la garganta y sale por debajo del ombligo. Así una sección del aro queda por dentro de tu cuerpo, aunque la mayor parte tiene su recorrido por fuera, como si el hulahop estuviera insertado de perfil en la línea media ventral, sin salir por la espalda. Haz todo esto sentad@ y con los ojos cerrados

- Imagina que conviertes cualquier malestar, dificultad, perturbación o sensación desagradable en una bolita, tan pequeña como para que entre dentro del tubo hueco que es el hulahop. De esta manera transformas algo complejo, compuesto de muchas partes, incluso las difíciles de identificar, en un elemento simbólico simple. Al hacerlo así utilizas tu mente creativa. Permite que tu cuerpo y tu mente inconsciente participen en el proceso, de manera que la bolita representa no sólo lo que tú identificas con claridad relacionado con lo que quieres trabajar, sino lo que tu cuerpo y mente inconsciente perciben y conocen.

- Coloca mentalmente la bola dentro del tubo y permite que empiece a rodar, completando círculos, da igual la dirección.

- Enfócate en el recorrido circular de la bola por dentro del hulahop. De esta manera la pequeña esfera entra y sale de tu cuerpo, una y otra vez. El enfoque puede ser visual, o sintiendo la bola y su desplazamiento, o escuchando la vibración que produce su movimiento. Incluso te puedes ayudar con el brazo, haciendo círculos que siguen el movimiento de la bola. De esta manera sostienes la atención con facilidad.

- Lo que hace daño está bloqueado y lo que se mueve se actualiza. Mantén el movimiento circular de la bolita por dentro del aro, entrando y saliendo de tu cuerpo durante 1 minuto aproximadamente.

- Entonces detente, abre tus ojos, aro y bolita ya no están. Revisa tus sensaciones de este momento. Percibeté a tí y a tu cuerpo. Te puedes sentir bien, mal o indiferente. Reduce las opciones mentalmente a estas tres posibilidades. Esto te ayuda a centrarte e identificar tu estado.

- Si te sientes mal, de nuevo transforma lo que estás sintiendo en otra bolita y vuelta a empezar con el ejercicio. Así hasta que te percibas bien o indiferente. No te plantees si funciona o si lo haces bien. Cada vez que utilizas este procedimiento obligas a tu sistema nervioso a realizar cambios y actualizarse con respecto a lo que estés trabajando. En ocasiones recibirás un alivio inmediato. Otras veces vas a percibir la necesidad de repetir el ejercicio con el mismo tema en varias o muchas ocasiones más.

Me gusta decir que es un ejercicio de higiene emocional, porque tiene para la mente un efecto similar al de una ducha para el cuerpo. Espero que este sencillo procedimiento te sea útil.


¿Te gusta lo que has leído en este blog? Profundiza y hazlo real en tu vida recibiendo sanación y guía. En cualquier lugar del mundo en donde estés. Mira aquí.
Creative Commons License
Texto y fotografías de Chema Sanz bajo licencia Creative Commons