martes, 29 de mayo de 2007

Actitud Vital...





La ACTITUD VITAL es el conjunto de CONDUCTAS y ESTRATEGIAS puestas en marcha a través de DECISIONES, grandes y pequeñas, que configuran la tendencia del individuo a ganar o perder energía psicoemocional y vital. Es dependiente tanto del grado de ACEPTACIÓN o NEGACIÓN de los problemas acumulados o presentes como de la MOTIVACIÓN y el INTERÉS para enfrentarlos o no.


En un sistema se hace necesario renovar y disponer recurrentemente de la energía funcional que haga falta para lograr una buena o mejor adaptación al medio externo (entorno, ambiente, relaciones) y al medio interno (fisiología y psiquismo). Así es posible mantener el equilibrio y seguir incorporando aprendizajes que aumenten la SIMETRÍA.

Los seres humanos nos distinguimos del resto de los seres vivos conocidos en que, si bien, tenemos el mismo impulso innato para conservar, aumentar y trasmitir nuestras características esenciales, éste se puede ver bloqueado en parte por nuestra actitud vital. Tenemos libre albedrío, decidimos.

Una buena parte de las conductas y patrones de comportamiento-relación son inconscientes. Nos fueron transferidos o los aprendimos, y los ejecutamos automáticamente (libertad relativa, determinismo). Sin embargo las elecciones realizadas en cada momento, aunque están impulsadas por las conductas y patrones de comportamiento, son fundamentalmente conscientes y voluntarias (libertad operativa real). Los mecanismos de SELECCIÓN DE OBJETIVOS y TOMA DE DECISIONES están muy condicionados por la INERCIA pero no completamente. Es posible en cada momento tomar decisiones diferentes a las inerciales mediante una inversión extra de energía y esfuerzo, a esto se le llama utilizar el GRADO DE LIBERTAD. Si el resultado de nuestras decisiones no es favorable (pérdida de energía y simetría en el cuerpo físico, la mente o en el segundo cuerpo), ¿qué podemos hacer?... prestar más ATENCIÓN. La autoobservación y el estudio objetivo del entorno son indispensables a la hora de contar con elementos de juicio suficientes.

La atención permite detectar a tiempo una mala decisión (la que hace perder energía y simetría). Cambiar la decisión implica tener que modificar la estrategia que la sostiene, con suerte por otra mejor. A esto se le llama aprender y desarrollarse. Para ello es necesario invertir un cierto esfuerzo. Manejando adecuadamente nuestras decisiones, se puede alcanzar un equilibrio mayor y creciente entre el MUNDO EXTERNO y el MUNDO INTERNO.

Uno NO llega a la cima de la montaña "cuando es el momento o cuando tenía que ocurrir". Uno llega allí después de una vida de preparación y de esfuerzo. Después de valorar las posibilidades, de estudiar el terreno, de disponer de las herramientas adecuadas y de saber utilizarlas, de planificar el viaje, de hacerse con buenos compañeros para el mismo, después de haber conseguido todos los recursos necesarios, de haber llegado hasta la base de la montaña y de haber instalado allí el campamento, después de levantarse muy pronto, cuando todavía es de noche, después de valorar que se dan las condiciones adecuadas para empezar a subir. Entonces es cuando subes y TIENES QUE CREER que ese día llegarás a la cima. Aunque también aceptas la posibilidad de que podrías tener que volver atrás, o de que incluso tus huesos podrían acabar en el fondo del abismo. Aunque vas preparado, tanto para vivir como para morir. No es por casualidad que estés allí, ni tampoco es por el destino. Esa fue tu DECISIÓN, desde hace tiempo, con todas las consecuencias. Y si lo consigues sabes que tendrás que bajar de nuevo, porque hay otras montañas por escalar y conquistar, si es que la vida sigue fluyendo a través de tu SER.

Una ACTITUD VITAL POSITIVA es aquella que lleva a la persona a prestar ATENCIÓN suficiente, dando fuerza al verdadero INTERÉS que se hace necesario para modificar de forma consciente las estrategias y decisiones que funcionen mal. Así se dan las posibilidades de compensar adecuadamente las NECESIDADES y de resolver los PROBLEMAS, mientras que se busca el desarrollo de las VIRTUDES ESENCIALES, integrando nuevos aprendizajes y COMPETENCIAS, eligiendo que la capacidad innata de EVOLUCIÓN se siga desenvolviendo hasta el mismísimo momento de la muerte. En realidad importa poco si has conseguido tus metas, lo verdaderamente importante es que vayas en la dirección adecuada. El interés no debe ser una cuestión de gusto sino de necesidad. Si algo es genuinamente necesario para ti, debes tomar la decisión de convertirlo en tu interés.



¿Te gusta lo que has leído en este blog? Profundiza y hazlo real en tu vida recibiendo sanación y guía. En cualquier lugar del mundo en donde estés. Mira aquí.

Creative Commons License
Texto y fotografía de Chema Sanz bajo licencia Creative Commons