jueves, 30 de diciembre de 2010

Propósitos


Ahora que la energía del nuevo año empieza a impregnar nuestro ser, muchos somos los que revisamos viejos propósitos o elaboramos algunos nuevos.
Conversamos con nosotros día tras día, nos contamos una historia sin fín, a menudo repetida. Utilizamos nuestro intento, nuestro poder personal, queramos o no. Del intento surge lo que vivimos. Mala suerte, buena, fácil, difícil, imposible, inutil, vacío, plenitud, posible...
Las palabras utilizadas, las formas en las que expresamos nuestras ideas y pensamientos construyen el escenario personal al que llamamos “el mundo”. La magia reside en el intento y una parte del intento es creado a través las palabras.
Hay una cosa que he comprendido, sólo es bueno aquello que aumenta la energía-percepción-conciencia, y sólo es malo aquello que la disminuye. Por eso me leo mis propósitos, cada noche en mi silencio y cada mañana al despertar:

  • Renuncio al rencor, a la envidia y al odio, aunque me hayan hecho daño.

  • Renuncio a sentirme culpable y a utilizar la culpa contra los demás o contra mi mismo. Me hago cargo de mi vida.
  • Renuncio a la vanidad y a la ignorancia, porque son venenos que me impiden admirar la grandeza de la Creación.
  • Renuncio al aburrimiento y a “matar” el tiempo y así evitar perderme el milagro de mi existencia.
  • Renuncio a la necesidad de castigar y a castigarme; así me libero de las deudas.
  • Renuncio a sobornar y a sobornarme.
  • Renuncio a chantajear y a chantajearme.
  • Renuncio a robar o tomar la energía de los demás y elijo recuperar la mía. Elijo recuperar mi pureza original.
  • Renuncio a la pataleta, porque ya no soy un bebé, para poder continuar caminando y seguir creciendo para a lo mejor un día volar. Me dejo de quejar para así responsabilizarme de mi realidad.
  • No concedo ni comparto mi espacio con aquellos que quieran perturbar, amenazar o impedir mi crecimiento o el de mis seres queridos. No concedo ni comparto mi espacio con aquellos que pretenden robar mi energía o la de mis seres queridos. Renuncio a las relaciones dañinas.
  • Quiero, me merezco y elijo que cada día me traiga el impulso y discernimiento para encontrar y escoger aquello que sea beneficioso para mi y para los que quiero.
  • Invoco al valor que me falta para renunciar a todos y cada uno de los pesos muertos que lastran mi desarrollo integral como ser humano.
  • El beneficio de los demás me beneficia. Mi beneficio es beneficioso para los demás.
  • Elijo creer el el valor de las personas y dejar de creer en los desvalidos.
  • Deseo profundamente encontrar y ser encontrado por aquellos seres o personas que tengan un nivel de evolución igual o superior al mío.
  • Deseo amar y ser amado. Comprendo que el verdadero amor es la fuerza aglutinante que une y cuida sólo aquello que es necesario para crecer y evolucionar.
  • Deseo profundamente la capacidad consciente de detectar lo peligroso en mí o en los demás. Recuerdo en cada momento que lo peligroso es aquello que roba simetría y posibilidades de desarrollo.
  • Elijo acercarme en cada aliento a mi Simetría Sagrada, mi auténtico camino de consciencia y aprendizaje. Elijo el completo contacto y profundización en mi Ser-Núcleo y recuperar la Totalidad de mi mismo.
  • Elijo el esplendor en esta vida. Renuncio a la mediocridad.
  • Elijo crear lo auténtico y deshacerme de la falsedad.
  • Elijo alinearme con el intento de la Vida y percibir su ritmo, cada instante.
  • Elijo estar consciente de forma permanente de que soy más que un cuerpo físico. Elijo reencontrarme con mi ser energético.
  • Elijo hacer más y mas silencio cada día, el ruido ya no me sirve.
  • Elijo ser cada día un poco más impecable y permitirme ser uno con el camino del guerrero.
  • Y elijo continuar siempre enamorado de la Vida y del Conocimiento. Elijo ser un devoto de mi existencia como energía que se mueve, se transforma y evoluciona en el infinito Mar de la Conciencia.


Y así espero, con paciencia, con ternura, con dedicación y tesón para que algún día estos propósitos se hagan completamente realidad...

¿Te gusta lo que has leído en este blog? Profundiza y hazlo real en tu vida recibiendo sanación y guía. En cualquier lugar del mundo en donde estés. Mira aquí.

Creative Commons License

Texto y fotografía de Chema Sanz bajo licencia Creative Commons


jueves, 23 de diciembre de 2010

Feliz Navidad


Las dependencias emocionales mantienen la conciencia del ser humano en una etapa infantil y ritualista, impidiendo su evolución como ser luminoso dando como resultado un campo energético débil y deteriorado así como una percepción de la realidad demasiado limitada. Las relaciones nos desgastan en el momento que exigen un patrón de conducta predeterminado y repetitivo que queda perpetuado a través de costumbres y tradiciones sociales, siendo el cambio y la evolución individual vistos a menudo como una amenaza para el grupo. Invertimos nuestra energía en los demás y los demás nos prestan la suya a cambio, de esta manera permanecemos atados, siendo el precio convertirnos en una caricatura de nosotros mismos, lo que los demás esperan y a eso lo llamamos amor; muchos se acostumbran, otros no lo pueden soportar y se deprimen y otros se convierten en guerreros impecables, navegantes del infinito... es cuestión de elegir.

Por naturaleza tenemos una fuerte dimensión social ya que sin la sociedad sería imposible el aprendizaje humano y un alma grande solo se ha podido hacer gracias al contacto con sus congéneres, pero el problema es sostener sociedades que anclan a los individuos a las costumbres y a las falsas ilusiones en lugar de facilitar su desarrollo como perceptores, maestros de la conciencia y del conocimiento. Nos ocupamos tanto de las vidas de los demás y de lo que puedan pensar de nosotros que hemos olvidado el milagro de la propia existencia y lo limitado de su duración, de esta manera cuando la muerte toca cerca la observamos con sorpresa y conmoción.

Adornamos el mundo con bellas luces como compensación por haber olvidado la propia luz interior. Nos comportamos arrogantemente dando por hecho de que mañana habrá otro día y así dejamos para mañana lo que es verdaderamente importante: enamorarse de la vida y conectarnos con el sentimiento de auténtica gratitud hacia esa energía que se nos presta. El que no consigue quererse a si mismo, poco o falso amor puede dar a los demás. Ilusión es sinónimo de falsedad. Vive la vida real, aquí y ahora, asume que vas a morir pero prepárate para vivir. Cada aliento trae luz y vida, todos los días del año.


¿Te gusta lo que has leído en este blog? Profundiza y hazlo real en tu vida recibiendo sanación y guía. En cualquier lugar del mundo en donde estés. Mira aquí.


Creative Commons License
Texto y fotografía de Chema Sanz bajo licencia Creative Commons

lunes, 6 de diciembre de 2010

Paternidad


La primera emoción que evoca el nacimiento de un bebé es la de la ALEGRÍA… Sin embargo, antes de seguir hablando de esto, es necesario darse cuenta del hecho de que, como seres humanos, nuestro psiquismo y organización emocional están encajados en tres niveles diferentes a los que se intenta servir. El primero en jerarquía es el de la pertenencia a una ESPECIE. Es el que condiciona las emociones desde el aspecto biológico e instintivo. Por debajo del nivel de especie, y en segundo lugar, está el ORDEN SOCIAL, que emana del hecho de que somos seres sociales que nacemos, aprendemos y funcionamos en grupo. El orden social es un esquema que intenta servir principalmente al orden biológico. Lo hace generando y manteniendo estructuras de grupo como la familia, los estados, las administraciones, los sistemas productivos y económicos, con el objetivo de que la especie tenga continuidad. Y el tercer nivel de manifestación emocional es el del INDIVIDUO. Por inercia intenta servir tanto al orden social como al biológico, si bien, paradójicamente, tiene como objetivo fundamental el mantenimiento de la propia vida para que sea posible la acumulación de experiencias, aprendizaje y consciencia individuales.



Como el objetivo principal del orden biológico es la supervivencia de la especie, cuando nace un bebé es este el nivel que genera la ALEGRÍA, puesto que ésta es la emoción encargada de intensificar la experiencia de CONTINUIDAD y GANANCIAS. El orden social replica la intensificación biológica generando más alegría, ya que realmente la sociedad gana, al menos de forma potencial cuando dispone de un individuo más.

Y llegamos al individuo, que a duras penas intenta imitar la alegría biológica y social, cuando en realidad la PATERNIDAD/MATERNIDAD es una de las pérdidas más grandes que se pueden experimentar como ser humano individual. La cantidad de esfuerzo, recursos, energía y tiempo que deberás utilizar para sacar adelante a tus hijos es descomunal, perdiendo definitivamente tu estatus anterior… para siempre. La emoción encargada de intensificar el sentimiento de pérdida es la TRISTEZA. Así que, desde el punto de vista del padre o madre, el nacimiento de un bebé trae, se reconozca o no, una enorme tristeza. Cualquier pérdida conlleva un aumento de problemas, que deben ser resueltos, y de necesidades, que deben ser compensadas. Cuando no se es consciente o no se quiere reconocer la pérdida inherente a la paternidad/maternidad, los individuos suelen utilizar fundamentalmente dos tipos diferentes de estrategias perversas de compensación. La primera es convertir al bebé en una propiedad. Ésta es la modalidad más frecuente e incluso es apoyada socialmente: los hijos son tuyos, para siempre. La segunda estrategia es menos frecuente y consiste en el abandono. Cuando un padre o una madre no se ve capaz de asumir la pérdida, simplemente abandona o se deshace de sus hijos.

Sin embargo existe otro tipo de compensación que como padres es posible realizar. En una familia de guerreros, los padres se hacen cargo de manera impecable de sus hijos y mientras crecen, ellos mismos se dedican a crecer y a aumentar su consciencia, transmitiendo a sus hijos esos valores, facilitando que sean, si así lo elijen, seres luminosos que desplieguen su potencial poniendo límites a las ataduras de la dependencia emocional. Los padres guerreros PERDONAN la deuda a sus hijos, porque la han convertido en consciencia. Cuando crecen les dejan ir en las alas de la libertad, porque desde el principio les han tratado como compañeros de viaje, nunca como propiedades o inversiones. A eso se le llama AMOR VERDADERO y es la semilla para que el orden social sirva a los individuos de forma primaria y al orden biológico de forma secundaria, que es lo contrario de lo que ocurre ahora. Éste debería ser el siguiente paso en la evolución de la familia, de la sociedad y del individuo.

¿Te gusta lo que has leído en este blog? Profundiza y hazlo real en tu vida recibiendo sanación y guía. En cualquier lugar del mundo en donde estés. Mira aquí.


Creative Commons License

Textos y fotografía de Chema Sanz bajo licencia Creative Commons

martes, 9 de noviembre de 2010

Evolución


El Universo está fabricado de infinitas bandas de energía abstracta que a la postre son conciencia. Los seres vivos somos unidades que sólo en apariencia estamos diferenciados del entorno por medio de una fuerza especial que se llama la Fuerza Aglutinante; esta fuerza o Intento aglutina una combinación especial y concreta de bandas de energía: las diferentes especies y dentro de estas, los individuos. Gracias a ello la parte abstracta de la conciencia universal es procesada e interpretada de forma local y concreta a través de los sentidos y las emociones en un tiempo y un espacio, el que existimos como seres, generándose una vivencia única. El cómo hace el individuo para enriquecer todavía más esa experiencia dentro de lo posible en el tiempo en el que está vivo se llama evolución individual.


¿Te gusta lo que has leído en este blog? Profundiza y hazlo real en tu vida recibiendo sanación y guía. En cualquier lugar del mundo en donde estés. Mira aquí.





Creative Commons License

Texto y fotografía de Chema Sanz bajo licencia Creative Commons

sábado, 23 de octubre de 2010

Sanando la Sombra




Desde que somos muy pequeños y según vamos aprendiendo a hablar realizamos un proceso de selección y valoración sobre cada una de las características que integran y forman eso que llamamos YO. De esta manera decidimos cuales van a ser nuestras cualidades y cuales no queremos que formen parte de ese “yo”, desarrollando la AUTOIMAGEN y el SENTIMIENTO DE IDENTIDAD. Así vamos construyendo nuestro sistema de valores, mediado en gran parte por los excesos, carencias, bloqueos e inversiones preexistentes en las 6 EMOCIONES NUCLEARES y en la personalidad heredada. Como resultado nos identificamos fuertemente con una serie de esquemas emocionales, creencias, ideales y conductas. Esta identificación está basada primeramente en una imitación o rebelión hacia los esquemas maternos y paternos en un intento de perpetuar nuestra DEPENDENCIA EMOCIONAL, y de forma secundaria en juicios posteriores sobre las experiencias vividas con otras personas. Este proceso de selección desarrolla la parte moral del individuo, estructurando la idea del BIEN y del MAL. Así se va construyendo y madurando la propia AUTOIMAGEN y la IMAGEN DEL MUNDO que son los arquetipos, sistemas de identidad y creencias a través de los cuales el yo interactúa consigo mismo y con el entorno. Al enjuiciar todo en nosotros y en los demás, descartamos o rechazamos ciertas cualidades y asumimos como propias otras. Sin embargo, algunos de los aspectos que intentamos reprimir y eliminar de nosotros por considerarlos negativos, los guardamos sin saberlo en la parte inconsciente, resultando formar parte de nuestra identidad igualmente, pero en la SOMBRA.

La ACEPTACIÓN es una función energético-cognitiva que a menudo es mal entendida. Tiene la sencilla y a la vez importantísima labor de reconocer objetivamente lo que hay, asentir sin juicio ni valoración. Es complementaria pero diferente de la EVALUACIÓN que es la habilidad que debe analizar lo que se necesita y lo que no, lo que es válido y lo que es perverso. Es imprescindible que se respete la jerarquía entre estas dos funciones que consiste en que siempre en primer lugar tiene que actuar correctamente la aceptación para que después la valoración pueda ser eficiente. La no aceptación de ciertos aspectos negativos o problemáticos en la persona lleva a la emergencia de su antagonista, la NEGACIÓN, un mecanismo psicológico defensivo que es además de ineficiente, perverso ya que equivale a esconderse a uno mismo el problema o parte de él, con lo que difícilmente se podrá resolver o actualizar. La negación crea un proceso de identificación negativa, cuya consecuencia más común es la DESINTEGRACIÓN o fragmentación de parte de la personalidad y del núcleo emocional, por lo que es el origen de las conductas disociativas. Cuando la negación está en marcha, los procesos evaluativos tienen bastantes menos opciones de funcionar correctamente y de esta manera habrá muchas posibilidades de que el mecanismo de TOMA DE DECISIONES esté contaminado con un exceso de estrés, lo cual condicionará su eficacia. Algunas personas piensan que aceptar algo negativo es lo mismo que resignarse o rendirse pero nada más lejos de la realidad. La aceptación permite continuar hacia lo que siga mientras que la resignación dificulta proseguir hacia un cambio de estado al ser percibido lo presente como algo final en lugar de considerarlo un paso intermedio dentro de un flujo de procesos.

El camino del verdadero desarrollo y sanación emocional pasa por la comprensión y aceptación de que tenemos defectos y excesos en la personalidad y que éstos son auténticos pozos de poder estancado o malgastado. Al reunir el valor necesario y tomar la decisión de acceder a ellos, podemos entonces extraer, conectar, reciclar, revitalizar y redistribuir esa energía-información que se había quedado atrapada, malgastada y bloqueada cada vez que habíamos hecho uso de alguna de esas partes perversas de nuestra personalidad en la relación con nosotros o con el medio. Es prioritario ACEPTAR que el YO está en gran parte sostenido por esas miserias, arrogancias, debilidades, excesos, adicciones, dependencias emocionales e importancia personal, ya que en nuestro actual nivel evolutivo se manifiesta en su FASE EGOICA. En parte somos eso y al aceptarlo podemos sanar lo que sea necesario, empezamos por lo que se ve y luego se va revelando lo que está oculto. Un poquito de poder recuperado sirve para conseguir otro poco más y así, paso a paso podemos encontrar la propia impecabilidad que consiste en pensar, hablar y actuar sin desperdiciar energía vital, emocional y de conciencia. De esta forma podemos ir iluminando gradualmente partes de nuestra sombra con la luz de la conciencia adquirida, realizando un proceso de auténtica sanación y de reintegración de la personalidad. Quien ha asumido que la etapa humana es un paso hacia algo más, sabe que la necesidad de autosanación no acaba puesto que cualquier aspecto del ser que nos mantenga alejados de la totalidad de nosotros mismos, de la posibilidad de ser libres en nuestra percepción y del conocimiento de nuestra naturaleza energética debe ser considerado como patológico desde el punto de vista transpersonal.

Según el famoso modelo de la VENTANA DE JOHARI, (formulado por los psicólogos Joseph Luft y Harry Ingham) el Yo se puede dividir en:
1.Yo Abierto
Parte del YO CONSCIENTE (el que uno conoce de sí mismo) que se muestra a los demás.
2.Yo Ciego
Parte del YO INCONSCIENTE que se muestra a los demás sin saberlo. Una fracción del LADO OSCURO proviene de aquí.
3.Yo Oculto
Características y conductas del YO CONSCIENTE que se intentan ocultar a los demás. Parte del LADO OSCURO se alimenta de aquí.
4.Yo Inconsciente
Parte del YO que permanece fuera del alcance del YO CONSCIENTE. Salvo una pequeña fracción que se muestra directamente a los demás a través del YO CIEGO (información menos profunda), casi en su totalidad permanece oculto a pesar de ser el mayor contenedor de datos y programas que disponemos. Quizás es el misterio más grande de la existencia humana. Una gran parte del inconsciente, aunque no toda, pertenece al CUERPO ENERGÉTICO, el YO ORIGINAL (el DOBLE en la tradición chamánica). El inconsciente se modela y crece a través de las experiencias y características del consciente. El LADO OSCURO vive aquí.

La sombra funciona como uno de nuestros peores enemigos. Dispone de un inmenso poder y lo utiliza para manifestarse persistentemente en nuestro día a día ya que al fin y al cabo también forma parte de ese “yo” a través del cual vivimos. El lado oscuro es el conjunto de todo aquello que rechazamos y que no reconocemos en nosotros mismos cuando queda sumergido en el inconsciente, desde donde sigue actuando condicionando la conducta ya que genera pulsiones, deseos y comportamientos que a menudo son ejecutados sin más por el yo consciente. Tiene una importancia cuantitativa y cualitativamente significante en el desarrollo de nuestra vida. El lado oscuro nace de la dualidad no balanceada, del juicio de todo, de todos y de la no aceptación ni de la realidad ni de uno mismo.
Seamos conscientes o no el lado oscuro estará continuamente manejando la mayor parte de nuestra existencia, mientras que no sea iluminado con la luz de la consciencia.

Las actitudes, personas o hechos que más dolor o desagrado nos producen desde el exterior, son un espejo o manifestación de nuestro propio lado oscuro. El problema no está solo fuera, sino también dentro. Esto evidentemente es muy duro de admitir para la mayoría ya que es difícil darse cuenta que lo que más nos repudia puede estar escondido y alimentándose en nosotros mismos, por imitación o rebelión. Hace falta un proceso de valentía y despertar para empezar a autoobservarse y analizar y averiguar las maneras a través de las cuales nuestro lado oscuro está manifestándose atrayendo situaciones a nuestra vida. La autoobservación sistemática y libre de autojuicio, la recapitulación, el DESAPEGO (que no el desinterés) y el verdadero desarrollo emocional pueden ir iluminando la parte oscura.

Significativo es que los santos y maestros de todos los tiempos y culturas han sido llamados iluminados. Los escasos que de verdad han llegado a serlo son los que han manifestado mientras que estaban vivos su SIMETRÍA SAGRADA después de haber recorrido un auténtico CAMINO CON CORAZÓN en todo su largo. Iluminarse significa haber logrado extender y mantener la luz de la conciencia en la totalidad del capullo luminoso, transformándolo así en un enorme punto de encaje con capacidades de percepción inimaginables. Nuestra sabiduría interior se manifiesta muchas veces en nuestro vocabulario de forma inconsciente, ya que, los seres que llegan a este estado supremo de verdad-consciencia-conocimiento, no pueden tener ya lado oscuro-sombra. Este estado ideal del ser es el buscado desde el fondo del corazón de los seres humanos desde el principio de los tiempos, el nivel TRANSPERSONAL, pero no es este el lugar ni yo la persona apropiada para hablar de ello. Volviendo a lo humano, que es lo que somos, por algún lado hay que comenzar. Conocer cómo actúa nuestra sombra y sublimarla poco a poco, de manera consciente, persistente y voluntaria es indispensable en el desarrollo emocional.



Identificar y aceptar el lado oscuro.


Para tomar consciencia de cómo actúa nuestro lado oscuro y así poder sanarlo, hay que tener en cuenta lo siguiente:

El lado oscuro se crea cuando rechazas aceptar los sentimientos que tienes y que sin embargo clasificas como inaceptables. Esto provoca que parte de estos sentimientos pasen al inconsciente y empiecen a trabajar desde allí.

El lado oscuro se querrá expresar y por ello va a atraer hacia ti a gente y circunstancias que te recuerdan una y otra vez aquello que rechazas aceptar. Serán como espejos de tu propia sombra. Te enfocarás en características negativas de otras personas, juzgando que tu estás bien y ellos mal cuando realmente esto ni siquiera será objetivo. El ego se inflará en ese “buen” estado tuyo y en lo “malos” que son los demás, cayendo en una ignorancia todavía mayor.

Los sentimientos negativos que tienes hacia otros es como tu parte consciente siente a tu lado oscuro.

Los sentimientos negativos que otros tienen hacia ti, es como tu lado oscuro hace sentir a tu parte consciente.

Aceptar tu lado oscuro es la llave para empezar a ver a los demás como tus maestros. Te enseñarán especialmente aquellos que te hagan sentir más o menos importante o te enfaden. Esto no quiere decir que busques que te maltraten o dejes de poner límites a quien se los tengas que poner, sino más bien que podrás verles como seres que también tienen su sombra y que buscan con más o menos éxito esa paz interior fruto de la ausencia de incongruencias. Y de nuevo recordar que difícilmente se podrá avanzar VERTICALMENTE sin practicar técnicas de recapitulación, silencio interno y renuncia a la queja.




¿Te gusta lo que has leído en este blog? Profundiza y hazlo real en tu vida recibiendo sanación y guía. En cualquier lugar del mundo en donde estés. Mira aquí.

Creative Commons License

Texto y fotografías de Chema Sanz bajo licencia Creative Commons

viernes, 8 de octubre de 2010

Karuna


Karuna es una palabra procedente del idioma sánscrito que se puede traducir como verdadera compasión. Según la tradición indoasiática, se dice que es la cualidad que practican algunos seres iluminados, que habiendo llegado a la liberación total del sufrimiento y del karma, reconocen en su estado de supraconsciencia que todos los seres somos Uno, y experimentando compasión por todos aquellos que todavía están separados de su Ser Interior y por lo tanto atrapados en la rueda de la ilusión y el dolor, deciden renunciar a su liberación definitiva, encarnando de nuevo en planos físicos para ayudar a la liberación de todos los seres. Esta acción de renuncia a la liberación eterna solo sería posible al experimentar Karuna, la verdadera compasión.

Se suele decir que el Karuna es amor, aunque esta concepción tiene que ver con una interpretación de la realidad basada en ideales resultantes de la baja simetría emocional predominantes en nuestro mundo. El verdadero Karuna empieza en la TRISTEZA, ya que esta es la emoción encargada de reconocer las pérdidas y necesidades, es decir, lo que no se tiene por haberse perdido o por no haberse conseguido. Así es posible continuar el flujo de la energía emocional hasta llegar al AMOR, que es la emoción que cuida y protege lo valioso que ya se tiene. El equilibrio entre la tristeza y el amor es como el yin y el yang, es necesario que se complementen dinámicamente sin que haya una dominancia del uno sobre el otro.

Es verdaderamente sabio aquel que es capaz de ver en si y en los demás lo que hay que cuidar y proteger, identificando y descartando lo que es necesario eliminar, enfocándose y dirigiéndose hacia lo que todavía hay que conseguir, simetrizando en sí el AMOR y la TRISTEZA.


¿Te gusta lo que has leído en este blog? Profundiza y hazlo real en tu vida recibiendo sanación y guía. En cualquier lugar del mundo en donde estés. Mira aquí.


Creative Commons License


Texto y fotografía de Chema Sanz bajo licencia Creative Commons

sábado, 31 de julio de 2010

Soy Más, Diálogo de Guerreros



Conversamos con nosotros día tras día, nos contamos una historia sin fin, a menudo repetida. Utilizamos nuestro INTENTO, nuestro poder personal, queramos o no. Del intento depende en gran parte la vida que vivimos. Mala suerte, buena, fácil, difícil, imposible, inútil, vacío, plenitud, posible...

Las palabras utilizadas, las formas en las que expresamos nuestras ideas y pensamientos, construyen el escenario personal al que llamamos “el mundo”. La magia reside en el intento y una parte del intento es creado a través de las palabras.

Somos lo que pensamos. Es de extrema importancia para algunos de nosotros, entre intento e intento de pasar la mayor parte del tiempo en el silencio interior, articular un diálogo interno de poder que sustituya al aprendido a través de la socialización, que es poco favorable para los que queremos llevar nuestra consciencia más allá de su nivel ordinario. 

Recordar a los posibles beneficiarios que, poco sentido tiene escuchar o leer este tipo de comandos a largo plazo si no se está involucrado en la recapitulación y la meditación, aunque en cualquier caso merece la pena utilizarlos. 

Es posible que parte de su contenido no sea familiar para algunas personas, ya que se utiliza terminología del antropólogo Carlos Castaneda y de la Resonancia Bioenergética así como una buena parte de inspiración a través del trabajo de Robert Monroe. De cualquier manera he intentado evitar el abuso de conceptos poco asequibles. Lo ideal es grabarse un archivo de audio con la propia voz y así escucharlo todos los días. 

Puedes descargar los textos en su variante masculina y femenina en los siguientes enlaces:




Lo puedes escuchar a diario, incluso cuando duermes y verás.



Creative Commons License

Textos, Audios y fotografía de Chema Sanz bajo licencia Creative Commons

lunes, 12 de julio de 2010

Gratitud


Veníamos caminando en silencio y le pregunté: ¿Maestro, de verdad existe el pecado? y el Maestro respondió: "Sólo existe una forma verdadera de pecado, que consiste en olvidarte de que estás respirando. Ser consciente de cada aliento es la única forma de conectar con la auténtica gratitud que emana del hecho de que estás vivo y no de las circunstancias. El cultivo de la consciencia y la atención en el aliento abre al humano la percepción de lo real que es mejor que la creencia de lo que parece; esta es la verdadera joya del discernimiento y semilla de la libertad".

¿Te gusta lo que has leído en este blog? Profundiza y hazlo real en tu vida recibiendo sanación y guía. En cualquier lugar del mundo en donde estés. Mira aquí.

Creative Commons License


Texto y fotografía de Chema Sanz bajo licencia Creative Commons

miércoles, 30 de junio de 2010

A un paso


En la vida hay algunos problemas o asuntos importantes cuya solución está a tan solo un paso de distancia. En ocasiones las personas no dan ese paso y como consecuencia van apareciendo otros problemas que suelen estar a una distancia mayor de poder ser resueltos, lo cual produce una creciente sensación de atascamiento, más grande cuanto más tiempo pasa. La sabiduría radica en reconocer cuales son los problemas que se solucionan en un solo paso y la valentía consiste en darlo. La ignorancia es elegir quejarse de los problemas o asuntos cuya solución está a dos o más pasos de distancia, contándonos a nosotros mismos y a los demás el cuento de que no hay solución posible o de que son difíciles de solucionar y mientras tanto decidimos evitar dar el paso; esto se llama cobardía. Un guerrero sabe cual es el siguiente paso porque ya ha realizado una evaluación de los hechos, planifica el momento ideal y los recursos necesarios para darlo y después lo da y ya no mira atrás porque de nuevo le esperan otros problemas o necesidades que están a un paso de distancia de ser solucionados.


¿Te gusta lo que has leído en este blog? Profundiza y hazlo real en tu vida recibiendo sanación y guía. En cualquier lugar del mundo en donde estés. Mira aquí.


Creative Commons License
Texto y fotografía de Chema Sanz bajo licencia Creative Commons

sábado, 12 de junio de 2010

El Origen del Sufrimiento



El primer comando biológico para los seres en el SISTEMA DE VIDA EN LA TIERRA es el de la supervivencia, que se manifiesta como un fuerte impulso y motivación para mantener la continuidad del individuo y de la especie a través de la autoconservación, la protección del grupo, la nutrición-depredación y la reproducción. La naturaleza premia a los seres haciendo que la continuidad sea experimentada en forma de ALEGRÍA DE VIVIR mientras no se perciban PREOCUPACIONES o PELIGROS.

El verdadero MIEDO, del que nacen todos los demás, es el que se produce al sentir que la continuidad está amenazada o pudiera perderse, así la ALEGRÍA emanada del cumplimiento del primer y más sagrado mandato del Espíritu se convierte en MIEDO. El miedo a la MUERTE es el PRIMER ORIGEN DEL SUFRIMIENTO y surge de la IGNORANCIA de que somos mucho más que un cuerpo físico. Desde el punto de vista energético-transpersonal, somos un conglomerado de campos de energía con CONCIENCIA DE SER y formamos parte de un plan más allá de nuestra comprensión (SIMETRÍA SAGRADA en el modelo de la Resonancia Bioenergética, LA REGLA en el chamanismo centroamericano). Las religiones han pretendido compensar este miedo cambiando la falta de conocimiento por creencias de lo más variopintas, intentando con ello conectar con el sentido trascendente de la existencia. Las religiones y supersticiones han sido un escalón en el camino evolutivo del ser humano, el paso siguiente sería aumentar la conciencia de tal manera que las creencias se transformen en saber a través del desarrollo de nuestra naturaleza como perceptores y navegantes del infinito. La CIENCIA está intentando realizar este proceso en la actualidad pero su búsqueda será incompleta por haber renegado del lado mágico del ser humano, ese que contempla que somos energía consciente de si misma que forma parte de un orden o DISEÑO INTELIGENTE universal. Sólo aquel que es capaz de ir más allá de la materia y ver directamente la energía tal como fluye en el universo tiene posibilidades de desentrañar una parte del misterio de la vida y trascender realmente el miedo a morir. El verdadero aspirante espiritual es quien ha templado su razón tanto o más que un científico y al mismo tiempo es capaz de dejarla a un lado o mas bien utilizarla como ancla mientras que se adentra en lo inexplicable y paradójico de la existencia manteniendo al mismo tiempo la cordura y la sobriedad.

La energía sólo se transforma y mueve por lo que la muerte no es mas que una importante mutación y reconfiguración de los sistemas de energía que se han unido temporalmente por la FUERZA AGLUTINANTE o AMOR para existir dentro del contexto de aprendizaje al que llamamos VIDA; sin embargo en el SISTEMA DE VIDA EN LA TIERRA, a menudo los seres desconocen por completo los ciclos de cambio y evolución que la energía viva experimenta a lo largo del espacio-tiempo y sus conciencias se ven absorbidas y a veces agotadas por el trabajo derivado del intento de cumplimiento del ORDEN NATURAL a través de los comandos biológicos genéticamente programados de la supervivencia, reproducción y depredación (transformación y absorción de materia, energía y vida entre unos seres y otros).

La dimensión trascendente del ser humano permite quitar notoriedad a los comandos biológicos primarios traspasando la atención principal al comando del CRECIMIENTO DE LA CONCIENCIA. Este es el primer requisito para vencer al miedo perverso y transformarlo en el primer guardián del CONOCIMIENTO. Si bien es necesario proteger la vida en la medida de lo posible, lo que permite al ser humano amortiguar el ciclo de sufrimiento es convertir el crecimiento de la conciencia y la libertad perceptual en el primer mandato y fuente de la motivación para seguir viviendo (EL CAMINO DEL GUERRERO). El miedo es un filtro cognitivo natural y necesario, desde el punto de vista biológico es el vigilante que detecta las amenazas y peligros en la continuidad; desde el punto de vista psicoemocional y transpersonal permite detectar todo aquello que pueda bloquear el acceso a niveles mayores de conocimiento, desarrollo y conciencia. Si se vence el temor a morir debido a un aumento en la conciencia, el miedo pasa a funcionar en otro nivel en el que existe sin generar sufrimiento.


Al ser la tristeza la que reconoce las pérdidas utiliza al MIEDO para detectar las mentiras que contamos, a nosotros y al mundo, ya que éstas son generadoras de pérdidas. Además de las mentiras habituales construimos otras más sutiles e incluso inconscientes a través de la perversión de los procesos lingüísticos de GENERALIZACIÓN, ELIMINACIÓN y DISTORSIÓN, que en principio son mecanismos naturales y necesarios para el desarrollo del lenguaje y que forman parte de las funciones cognitivas a través de las cuales la realidad es filtrada, desnatada y recompactada.

Para mantenerse y continuar, todo sistema necesita gastar energía durante un tiempo generando movimiento (TRABAJAR). El movimiento producido por la UNIDAD PROCESADORA DE LA FUERZA MOTRIZ es a cambio de un gasto de energía y resulta en la aparición de una cierta cantidad de ENTROPÍA lo cual provoca la emergencia de más NECESIDADES y PROBLEMAS, esta es una ley cíclica natural. Los problemas hacen que se pierda más energía y las necesidades son las que si no se satisfacen en un tiempo determinado se convierten en problemas. De los problemas y necesidades salen las PREOCUPACIONES por las pérdidas pasadas, presentes y futuras y la emoción que percibe las pérdidas es la TRISTEZA. Las preocupaciones y la tristeza son el SEGUNDO ORIGEN DEL SUFRIMIENTO. Ante la pérdida de equilibrio, la TRISTEZA de nuevo evaluará la situación y volverá a elegir una estrategia previamente memorizada o solicitará a la RECREACIÓN que elabore una nueva. La vida es un sistema que se manifiesta a través de percepción, reacción y movimiento.

Una vez que se ha evaluado y planificado la manera mejor de proceder, la información es traspasada a la Unidad Procesadora de la Fuerza Motriz, la cual ejecutará los movimientos y acciones tal como aparecen en el diseño proporcionado por la TRISTEZA, con el objetivo de desplazarse hacia un estado en el que se gaste la mínima energía manteniendo e incluso aumentando y mejorando los funcionamientos del sistema, recuperando la energía perdida o ganando más de la que se tenía.

El miedo a perder y la propia tristeza producida por lo que no tenemos hace que nos intentemos rodear de cosas, relaciones, recursos etc. El APEGO generado hacia todas estas cosas y relaciones que componen nuestro INVENTARIO hace que se generen nuevos problemas y preocupaciones y de nuevo más sufrimiento. El APEGO es el TERCER ORIGEN DEL SUFRIMIENTO y a través de él se manifiestan todas las distorsiones de las emociones humanas en forma de DEPENDENCIAS EMOCIONALES, REVERSOS PSICOLÓGICOS, MALIGNIZACIONES y DEFECTOS DEL EGO.

Si no se recupera el equilibrio a través de la ejecución de la estrategia elegida, es porque ésta estaba mal diseñada o no se tenían los recursos suficientes para su aplicación, entonces la FUERZA MOTRIZ puede desgastarse produciendo CANSANCIO y DOLOR o bien podría entrar en un círculo vicioso intentando hiperactivarse para conseguir un equilibrio imposible generando FRUSTRACIÓN y ENFADO o RABIA. El cansancio, el dolor, la frustración y el enfado son los subproductos en forma de sufrimiento que provienen de la Fuerza Motriz y son el CUARTO ORIGEN DEL SUFRIMIENTO.

La RABIA es un sentimiento muy habitual en el ser humano, apareciendo cuando la Fuerza Motriz reacciona por su cuenta o se encuentra estimulada en lugar de correctamente controlada por el MIEDO, debido a una inoperatividad de la TRISTEZA por ineficacia, inexistencia o no utilización de estrategias adecuadas, es decir por falta de aprendizajes o por tomar malas decisiones. La hermana de la rabia es el sentimiento de OFENSA o de ser ofendido, un producto de la estimulación perversa de la fuerza motriz desde la RECREACIÓN, sostenedor del EGO y del sentimiento de IMPORTANCIA PERSONAL que a su vez proviene de las DEPENDENCIAS EMOCIONALES generadas desde las distorsionadas necesidades de ATENCIÓN, AFECTO y APOYO. El SENTIMIENTO DE OFENSA y la importancia personal son el QUINTO ORIGEN DEL SUFRIMIENTO. Sentirse muy importante y sin embargo no sentir el verdadero amor hacia a uno mismo que es la AUTOESTIMA hace buscar ansiosamente el amor de otros; como resultado aparece el DESAMOR que es el SEXTO ORIGEN DEL SUFRIMIENTO, este vuelve a realimentar al miedo, al apego, a la rabia y a la importancia personal de forma recurrente y recursiva manteniendo el ciclo de IGNORANCIA. La IGNORANCIA es el SÉPTIMO ORIGEN DEL SUFRIMIENTO y es el hilo conductor de los otros seis.


¿Te gusta lo que has leído en este blog? Profundiza y hazlo real en tu vida recibiendo sanación y guía. En cualquier lugar del mundo en donde estés. Mira aquí.


Creative Commons License
Texto y fotografías de Chema Sanz bajo licencia Creative Commons

martes, 1 de junio de 2010

La Respiración de Bostezo


Desde hace décadas se han realizado estudios científicos para resolver la cuestión ¿para qué sirve el bostezo?. Hasta ahora no se han conseguido resultados concluyentes, incluso últimamente se ha llegado a decir que simplemente no sirve para nada, gran error.

El bostezo es un tipo especial de respiración a través de la cual el cerebro intenta reconfigurarse y desbloquearse con respecto a una situación concreta que le produce estrés: el sueño, el cansancio, los cambios de ritmo, situaciones peligrosas etc. Cuando se hacen bostezos automáticos y fisiológicos los resultados son mediocres o sirven sólo para el momento. Se puede utilizar conscientemente la respiración de bostezo como una eficaz técnica de recapitulación.

La parte psicoemocional del cerebro funciona como un sistema de multicanales interrelacionados en el que los contenidos que son resaltados pasan al consciente o viceversa, es decir que tanto si nos vienen cosas a la cabeza como si decidimos pensar en algo en particular el cerebro pasa al consciente al menos una parte de esos contenidos junto con su intensidad. Este hecho se aprovecha para poder elegir temas de recapitulación concretos y activar los canales con los contenidos e intensidades en los que queramos trabajar; al bostezar mientras que nos enfocamos en algo, el cerebro reajusta y desbloquea los canales que estén activos en ese momento gracias a nuestro enfoque. Desde el punto de vista chamánico, al inspirar recuperamos la energía perdida y al expirar nos deshacemos de la energía foránea perjudicial.

Haz la prueba. Cierra los ojos y piensa en algo que te sea desagradable, enfócate firmemente en ello y mientras mantienes el enfoque realiza una tanda de unos cuatro a seis bostezos. Abre los ojos y revisa si todavía sientes malas sensaciones. Si es así, vuelve a cerrar los ojos, manteniendo el foco en el pensamiento o sensación y vuelve a bostezar. Así hasta que al pensar en lo que has elegido lo único que sientas sea indiferencia. Acabas de recapitular la intensidad atrapada en la memoria. Haz este ejercicio en el día a día y verás.

** Es importante aprender realizar la respiración de bostezo con la boca semicerrada, evitando tensionar excesivamente la mandíbula.


¿Te gusta lo que has leído en este blog? Profundiza y hazlo real en tu vida recibiendo sanación y guía. En cualquier lugar del mundo en donde estés. Mira aquí.




Creative Commons License
Texto y fotografía de Chema Sanz bajo licencia Creative Commons