sábado, 27 de febrero de 2010

Niveles de Energía




Recordemos que un SISTEMA es un OBJETO COGNITIVO compuesto por ELEMENTOS que se relacionan-cohesionan entre sí por medio de flujos de energía-información con el objetivo de mantener y a menudo ampliar sus funciones inmanentes, formando un todo o unidad. Los sistemas individuales a su vez se relacionan con el entorno formando parte de SUPRASISTEMAS COLECTIVOS, intercambiando energía-información con el medio en el que existen. Este intercambio de energía es otro de los procesos característicos de los sistemas abiertos: la NUTRICIÓN. Todos los sistemas existentes son abiertos, puesto que intercambian información con el entorno, se nutren; todos excepto LA TOTALIDAD, que es la suma de cada uno de los espacios y tiempos, siendo el único sistema cerrado, ya que solo puede intercambiar información consigo mismo.


El ser humano es un sistema vivo, dotado de CONCIENCIA DE SER. Para mantener sus niveles de energía, necesita de nutrición física, psicoemocional y transpersonal, puesto que se organiza a través de estos tres niveles, que a pesar de estar fuertemente interconectados, también mantienen una cierta independencia.

De forma general, un sistema está integrado por una estructura-contenedor, por un conjunto de funciones-programas y por una cantidad variable de energía útil; los tres factores determinan las posibilidades del mismo a la hora de cumplir sus objetivos. De forma misteriosa todo sistema vivo o matriz individual tiene un propósito y una dirección preferente en la que evolucionar. Existe un impulso innato que lo empujará a moverse en el tiempo, experimentando cambios que, en parte, son predeterminados y cíclicos. Estos ciclos influirán en su estructura y funcionamientos, que seguirán caminos fractálicos evolutivos o involutivos, dependiendo de si las energías utilizables del sistema y su simetría estructural aumentan o disminuyen. A través de estos procesos de transición se mejorarán, ampliarán o perderán funciones, información y características. Dependiendo del NIVEL EVOLUTIVO en el que un sistema se encuentra con respecto a su PLAN POTENCIAL INNATO o SIMETRÍA SAGRADA, tendrá que solucionar diferentes problemas o satisfacer ciertas necesidades para continuar existiendo o para mejorar su desarrollo y la propia eficacia con la que resuelve problemas o consigue satisfacer sus necesidades.

Los sistemas vivos se ven impulsados por un lado a evolucionar y por otro buscan la estabilidad-equilibrio. El EQUILIBRIO se encuentra repartido en la naturaleza en forma de bandas de energía que podrían imaginarse, en su forma más sencilla, como estratos o capas. Para cada ser y para cada momento hay un número limitado de bandas de energía posibles en las que se puede seguir viviendo y funcionando. Existen alternativamente bandas de energía estables e inestables de diferente “grosor”, desde los niveles de energía más bajos y burdos hasta los más altos y evolucionados. En las bandas de energía en las que la entropía aumenta lentamente el sistema puede “descansar”. Sin embargo, en las bandas de energía en las que la entropía crece rápidamente el sistema es impelido a moverse hacia la banda de arriba o hacia la de abajo para obtener de nuevo el equilibrio. Esta es una manera muy lineal de verlo, aunque en realidad la organización de las bandas se parecería más a un FRACTAL, en el que para cada lugar en el que uno se puede encontrar existen un número determinado de lugares aledaños, algunos con mayor nivel de energía y otros con menor, algunos con propiedades estables y otros de naturaleza inestable. Lo curioso de las bandas de equilibrio (o estabilidad) es que, al contrario de lo que se podría pensar, encontrarse en una de ellas no implica necesariamente evolución o haber solucionado los problemas acumulados. Lo mismo ocurre con las inestables; en ocasiones la evolución o resolución de ciertos problemas lleva, en contra del sentido común, a tener que pasar por una banda de inestabilidad, eso sí, de mayor nivel de energía. Así que es posible tener una cierta estabilidad, al menos durante un tiempo, en niveles de energía bajos, en los que existen gran cantidad de problemas sin resolver, de forma que el sistema estará “atascado” a pesar de su aparente equilibrio. De cualquier forma, la SENESCENCIA (cambios entrópicos irreversibles vinculados al paso del tiempo) provocará en algún momento una perdida de estabilidad y del nivel de energía. Si bien la simetría física se ve muy afectada por el paso del tiempo, bajando gradualmente de niveles de energía, en el ser humano las partes psicoemocionales y transpersonales pueden seguir aumentando sus niveles de energía y evolucionando, como mínimo, hasta el momento de la muerte. Los mecanismos de SELECCIÓN DE OBJETIVOS y de TOMA DE DECISIONES son los impulsores de los sucesivos cambios en los niveles de energía y en la simetría a lo largo de la vida. Escogemos, dentro de las opciones disponibles en cada momento, qué nutriciones dar y cuáles no, a cada una de nuestras partes (física, psicoemocional y transpersonal).

La EVOLUCIÓN es el cambio de estado que sufre un sistema en su búsqueda de bandas estables de mayor energía, generando SIMETRÍA mediante la incorporación de APRENDIZAJES POSITIVOS (patrones de diseño) que promueven nuevas FUNCIONES o una mayor eficacia en las ya existentes (CONOCIMIENTO). Cuando un sistema está evolucionando también atraviesa bandas inestables que, en realidad, son las impulsoras de los nuevos aprendizajes por ser generadoras de PROBLEMAS y NECESIDADES que deben ser resueltos o compensadas de forma simétrica. Al hacerlo se aprende.

La INVOLUCIÓN es el movimiento de un sistema hacia bandas de menor energía, tanto si son estables como inestables. Esto es a cambio de una pérdida en la simetría y en las funciones que previamente estaban disponibles en el sistema. También es el estado en el que se renuncia a alcanzar los desarrollos potenciales disponibles, sosteniendo inercias perversas, mantenedoras de situaciones de estancamiento y anquilosis física, emocional o transpersonal (IGNORANCIA). La involución provoca una predominancia de las FUNCIONES PERVERSAS sostenidas por malas estrategias (antipatrones de diseño, generadores de entropía) y una inercia hacia la mala utilización del mecanismo de selección de objetivos y toma de decisiones.
¿Te gusta lo que has leído en este blog? Profundiza y hazlo real en tu vida recibiendo sanación y guía. En cualquier lugar del mundo en donde estés. Mira aquí.


Creative Commons License
Texto y fotografía de Chema Sanz bajo licencia Creative Commons