sábado, 8 de mayo de 2010

Recapitulación IV



Cada ser vivo emana de un fractal individual llamado la MATRIZ MAESTRA o MAPA DEL DESTINO. Para un humano, este fractal contiene todos los caminos, escenarios, posibilidades y desarrollos que se pueden alcanzar a lo largo de la vida en los niveles físico, psicoemocional y transpersonal. Un SER VIVO y por ende un ser humano, es el resultado del enfoque de la ATENCIÓN en un punto determinado del fractal llamado PRESENTE. El presente es una singularidad al que se llega a través de las diferentes decisiones que se hacen a lo largo de la vida. UNA VIDA es el camino particular resaltado por la luz de la conciencia dentro del oscuro fractal de la MATRIZ MAESTRA. La energía del tiempo empuja a la atención-conciencia a o largo del mapa del destino igual que el viento empuja la vela de un barco permitiéndolo navegar por el vasto océano. Disponemos del timón de la VOLUNTAD que se sirve del INTENTO para ir en una u otra dirección y a eso lo llamamos el LIBRE ALBEDRÍO. Si en el momento de la muerte pudiéramos mirar hacia atrás en el tiempo veríamos la línea que la luz de la CONCIENCIA ha intensificado e iluminado de forma drástica, nuestra vida, el camino vivido y experimentado dentro de los innumerables potenciales que contenía nuestra Matriz Maestra. Si en un momento determinado de la vida pudiéramos mirar al futuro, veríamos un fractal de posibilidades que se extenderían como futuros alternativos a la espera de ser INTENTADOS, las partes del Mapa de Destino que todavía son posibles vivir.

En el proceso de vivir y resaltar un ramal dentro del Mapa del Destino se genera una energía residual misteriosa llamada ENERGÍA DE INTENSIDAD. Esta energía forma parte de la memoria. La memoria es la suma de todos los presentes de una vida, es decir, la memoria está formada por los contenidos vividos más la intensidad con la que se vivieron. No sólo es memoria lo que es consciente, también lo inconsciente. Todas la Matrices Maestras existen desde el principio de los tiempos en el OSCURO MAR DE LA CONCIENCIA, el ESPÍRITU INTEMPORAL E IMPERSONAL, esperando que les llegue su momento de existir. La única diferencia entre un Mapa del Destino vivido y otro que todavía está por vivir es que en el primero existe intensificada una banda de energía luminosa que se corresponde con el camino que se ha hecho consciente a través de la voluntad individual, es decir se han generado MEMORIAS.

Si estás leyendo esto es que eres humano y estás vivo, lo cual lleva a la posibilidad de aumentar el potencial de la conciencia con la que vas a vivir lo que te queda y por ello es necesario que sepas que una buena parte de la ENERGÍA DE INTENSIDAD atrapada en la memoria es perfectamente recuperable a través de la RECAPITULACIÓN; cuando se hace esto el cuerpo energético libera y recicla la intensidad reconvirtiéndola en ENERGÍA VITAL y CONCIENCIA.

Desde el punto de vista psicoemocional la Energía de Intensidad es la responsable de las tensiones y apegos generados en el pasado, de forma que al liberar esta energía se facilita una reconfiguración de los sistemas emocionales, de creencias y relacionales. Por ejemplo, si has vivido algo muy malo en el pasado y piensas en ello, te sientes mal. Sin embargo si recapitulas completamente el evento, puedes acordarte de ello, pero ya no sientes la intensidad negativa al respecto. Esto prueba que la parte de la memoria que genera problemas es la energía de intensidad, no los contenidos. Aunque es cierto que muchas personas empiezan a recapitular para liberarse de emociones negativas, la Recapitulación se enfoca igualmente en las memorias positivas que en las negativas ya que lo importante es liberar la intensidad para reutilizarla en el aquí y ahora.

¿Te gusta lo que has leído en este blog? Profundiza y hazlo real en tu vida recibiendo sanación y guía. En cualquier lugar del mundo en donde estés. Mira aquí.

Creative Commons License
Texto y fotografía de Chema Sanz bajo licencia Creative Commons