martes, 1 de junio de 2010

La Respiración de Bostezo


Desde hace décadas se han realizado estudios científicos para resolver la cuestión ¿para qué sirve el bostezo?. Hasta ahora no se han conseguido resultados concluyentes, incluso últimamente se ha llegado a decir que simplemente no sirve para nada, gran error.

El bostezo es un tipo especial de respiración a través de la cual el cerebro intenta reconfigurarse y desbloquearse con respecto a una situación concreta que le produce estrés: el sueño, el cansancio, los cambios de ritmo, situaciones peligrosas etc. Cuando se hacen bostezos automáticos y fisiológicos los resultados son mediocres o sirven sólo para el momento. Se puede utilizar conscientemente la respiración de bostezo como una eficaz técnica de recapitulación.

La parte psicoemocional del cerebro funciona como un sistema de multicanales interrelacionados en el que los contenidos que son resaltados pasan al consciente o viceversa, es decir que tanto si nos vienen cosas a la cabeza como si decidimos pensar en algo en particular el cerebro pasa al consciente al menos una parte de esos contenidos junto con su intensidad. Este hecho se aprovecha para poder elegir temas de recapitulación concretos y activar los canales con los contenidos e intensidades en los que queramos trabajar; al bostezar mientras que nos enfocamos en algo, el cerebro reajusta y desbloquea los canales que estén activos en ese momento gracias a nuestro enfoque. Desde el punto de vista chamánico, al inspirar recuperamos la energía perdida y al expirar nos deshacemos de la energía foránea perjudicial.

Haz la prueba. Cierra los ojos y piensa en algo que te sea desagradable, enfócate firmemente en ello y mientras mantienes el enfoque realiza una tanda de unos cuatro a seis bostezos. Abre los ojos y revisa si todavía sientes malas sensaciones. Si es así, vuelve a cerrar los ojos, manteniendo el foco en el pensamiento o sensación y vuelve a bostezar. Así hasta que al pensar en lo que has elegido lo único que sientas sea indiferencia. Acabas de recapitular la intensidad atrapada en la memoria. Haz este ejercicio en el día a día y verás.

** Es importante aprender realizar la respiración de bostezo con la boca semicerrada, evitando tensionar excesivamente la mandíbula.


¿Te gusta lo que has leído en este blog? Profundiza y hazlo real en tu vida recibiendo sanación y guía. En cualquier lugar del mundo en donde estés. Mira aquí.




Creative Commons License
Texto y fotografía de Chema Sanz bajo licencia Creative Commons