domingo, 30 de enero de 2011

Virtudes



La MOTIVACIÓN verdadera proviene de la alegría de vivir, que puede enriquecerse, aunque no debe sustituirse, con la alegría de ganar. Es la cualidad que permite enfocarse en la continuidad de la vida y disfrutar al desprenderse de contenidos entrópicos (involuciones, problemas y necesidades) y alegrarse tanto de la incorporación de contenidos simétricos (nutriciones, interacciones, evoluciones y conocimientos) como del potencial que todo ser humano tiene de aprender y aumentar su consciencia.


La PRUDENCIA es la virtud que emana del miedo simétrico, que evita peligros innecesarios (externos e internos) y que sin embargo no se acobarda ante los retos que haya que superar en el camino hacia la impecabilidad y el desarrollo.

La PACIENCIA es un don otorgado por el buen funcionamiento de la tristeza; es la aceptación de la inversión que supone tener que esperar lo necesario mientras que las estrategias elaboradas para la solución de problemas o satisfacción de necesidades se terminan de ejecutar, tanto en secuencia como en ciclos. También es el estado de espera activa que se utiliza para elaborar o buscar esos aprendizajes de los que aún carecemos.

La PERSISTENCIA es la capacidad de mantener el impulso en la intensidad y duración necesarios para alimentar y dotar de fuerza a las estrategias de búsqueda de aprendizajes y resolución o compensación de problemas.

La AMABILIDAD nace del amor que prejuzga la bondad del otro y que no se retira mientras que el otro mantenga la misma reciprocidad con uno. Es la virtud que permite compartir lo que se ha aprendido y recibir humildemente del otro las enseñanzas que nos pueda dar.

La TEMPLANZA es la virtud del camino del medio que nace de la capacidad humana de percibir y admirar el orden, la belleza y la simetría. Es la capacidad de modular todos los pensamientos, emociones, palabras y obras, evitando los extremos; porque solo es admirable lo que está asentado en su centro.

La SABIDURÍA es la suma de estas virtudes y la IMPECABILIDAD es el fruto del intento inflexible necesario para conseguirlas.


¿Te gusta lo que has leído en este blog? Profundiza y hazlo real en tu vida recibiendo sanación y guía. En cualquier lugar del mundo en donde estés. Mira aquí.

Creative Commons License

Texto y fotografía de Chema Sanz bajo licencia Creative Commons

sábado, 22 de enero de 2011

Existencia



El Universo está formado por innumerables fibras de energía de longitud infinita que abarcan todas las direcciones posibles y se expanden a través del espacio y del tiempo, o más bien los crean. Los seres son literalmente encapsulaciones de una porción de esas fibras. Cada ESPECIE es una combinación particular de millones de ellas, un gigantesco racimo, un MOLDE que contiene en forma de FRACTAL todas las variaciones posibles, todas las FORMAS y FUNCIONES manifestadas o potenciales. El molde a su vez pertenece a una banda todavía mayor, a una de las EMANACIONES DEL ESPÍRITU. Aunque en nuestro universo puede que existan infinidad, las tradiciones de perceptores centroamericanos llegaron al consenso de que todos los seres orgánicos de este planeta pertenecemos sólo a una de las 48 grandes bandas que confluyen en la Tierra; ellos vieron que además otras 7 de esas bandas generaban otro tipo de vida, la llamada inorgánica, la cual es desconocida para la biología; el resto de las grandes bandas, hasta completar las 48, son puramente estructurales, aparentemente sin vida.



Un ser vivo INDIVIDUAL es un pequeño racimo, en comparación con el molde de su especie, un contenedor de luminosidad resultado de la acción de la FUERZA AGLUTINANTE sobre una porción finita de las infinitas EMANACIONES DEL ÁGUILA, una BURBUJA DE PERCEPCIÓN concreta que vive dentro del abstracto infinito, un conglomerado de campos consciente de si mismo.


La MUERTE es la fuerza activa del infinito, es la que obliga a que los seres se muevan, la llamada FUERZA TUMBADORA, la que impulsa a experimentar mientras que genera entropía y desorden. La FUERZA CIRCULAR es la onda vital, la dadora de la vida, la contraparte de la muerte. En el chamanismo centroamericano se llamó FUERZA RODANTE a la unión de la fuerza tumbadora y de la fuerza circular; es una energía pulsante que golpea rítmicamente los receptáculos de luminosidad que somos los seres vivos, su desequilibrio hace que el capullo de luminosidad llegue a su fin y se rompa, volviéndose a reintegrar con el INFINITO la información que previamente estaba encapsulada.

Dentro de la luminosidad del capullo individual existe un área todavía más luminosa en la superficie del mismo, el PUNTO DE ENCAJE, una estructura en la que para un vidente es posible atestiguar el alineamiento de las emanaciones exteriores con las interiores, que en realidad son las mismas; el resplandor de dicho punto está producido por otra de las energías más fascinantes de la creación: la CONSCIENCIA DE SER.

La percepción del mundo y el mundo en si mismo son el resultado de la selección, intensificación e interpretación de las fibras que pasan por el punto de encaje, es decir de la transición que ocurre cuando las fibras impersonales que sustentan el universo se hacen individuales. La CONSCIENCIA DE SER es el resultado de la presión de las emanaciones engrande sobre la porción de las emanaciones encapsuladas en el capullo luminoso que pasan por el punto de encaje. Los seres de una misma especie viven en su mundo y lo perciben de la misma manera debido a que su VOLUNTAD como grupo fija el punto de encaje de cada uno de los individuos en una posición común compartida; esta fijeza conjunta es llamada EL PRIMER ANILLO DE PODER y sostiene a la MENTE COLECTIVIZADA que paradójicamente es la responsable en los seres humanos de la fuerte sensación de individualidad y de la generación del YO. La realidad es así percibida, organizada, intensificada y explicada, es decir, convertida en experiencia por medio de los sentidos y las emociones gracias a la acción del punto de encaje.

Existe además de la voluntad, que es la fuerza que fija las cosas, otra fuerza universal llamada INTENTO que promueve el movimiento del punto de encaje hacia nuevas posiciones, a nuevas interpretaciones de la realidad; el lento y gradual movimiento del punto de encaje de una especie hacia nuevas posiciones a través del tiempo ha sido llamado EVOLUCIÓN por la biología, es lo que hace que nuevas formas y funciones emerjan. Estas conquistas organizativas y perceptuales son codificadas, acumuladas y transferidas a través de la genética en los seres orgánicos. Sin embargo el ser humano puede alcanzar individualmente nuevas posiciones del punto de encaje en el trascurso de una sola vida, rompiendo el consenso social mediante su intento y así debilitando la fijeza provocada por el primer anillo de poder para fijar y explorar mediante su voluntad las nuevas posiciones que le permitirán ampliar su EXPLICACIÓN DEL MUNDO, dando fuerza al SEGUNDO ANILLO DE PODER, que es el que sostiene a su MENTE ORIGINAL no egoica; esto tiene como resultado ya no una evolución biológica grupal sino de la conciencia individual que llevará a una reconfiguración de sus sentidos, lenguaje y emociones, es decir, a la manifestación de nuevas SIMETRÍAS con las que enriquecer la CONSCIENCIA DE SER.

¿Te gusta lo que has leído en este blog? Profundiza y hazlo real en tu vida recibiendo sanación y guía. En cualquier lugar del mundo en donde estés. Mira aquí.


Creative Commons License

Texto y fotografía de Chema Sanz bajo licencia Creative Commons

viernes, 14 de enero de 2011

Estrategias


Una estrategia es un conjunto de procedimientos aprendidos o heredados que movilizan una serie de recursos con el fin de conseguir algo más. Toda estrategia tiene como objetivo cambiar de estado, invirtiendo energía (trabajo) y produciendo algún tipo de movimiento. Un ejemplo básico es la estrategia de caminar que consiste en provocar pérdidas controladas y repetitivas del equilibrio, desplazando el centro de gravedad corporal hacia delante, continuando con una compensación recurrente y alternativa con cada una de las piernas, consiguiendo como resultado un cambio en la ubicación del cuerpo. Hubo muchas versiones anteriores antes de llegar al caminar en bipedestación, tal como hacemos hoy en día los seres humanos. Esta avanzada estrategia permitió liberar las manos, empezar a manipular el medio de una forma muy compleja, construyendo herramientas y objetos, lo cual llevó al desarrollo del lenguaje con el fin de satisfacer la nueva necesidad creada consistente en poder trasmitir todos estos nuevos conocimientos. Pero ya las primeras bacterias sobre la faz de la tierra desarrollaron la capacidad de desplazarse, incluso las plantas desplazan partes de sí mismas, como el polen, las esporas o las semillas. Arrastrarse, deslizarse, ir a cuatro patas o caminar no son mas que diferentes diseños-estrategias dentro de un mismo modelo. EL SISTEMA DE VIDA EN LA TIERRA utiliza todas estas estrategias para satisfacer exactamente los mismos objetivos primarios: huir de los peligros, conseguir comida, conquistar territorio y perpetuar la especie, es decir, de una u otra manera para evitar la muerte, individual o de la especie.

Toda estrategia parte de una NECESIDAD. Las necesidades tienen que ver con la ENTROPÍA, que es el aspecto del universo que hace que los sistemas se desorganicen y pierdan energía. En los seres vivos, la entropía es la energía que nos empuja constantemente hacia la MUERTE, o mejor dicho es la muerte misma, por ello la muerte es la principal generadora de necesidades, que a su vez son las que hacen que nos movamos, por lo que se puede afirmar que la muerte es la FUERZA ACTIVA DEL INFINITO.

La elaboración de nuevas estrategias se llama APRENDIZAJE. Es posible, sin embargo, elaborar estrategias antisimétricas, es decir, aquellas que no resuelven los problemas o necesidades o que para conseguirlo en el corto plazo exigen pérdidas mayores en el medio o largo plazo, generando problemas más grandes que los que intentan resolver; estas malas estrategias debilitarán y aumentarán el desorden en el sistema. Por eso la verdadera evolución debe estar basada en estrategias simétricas, aprendizajes positivos.

Considerando a un ser vivo como un SISTEMA, los nuevos aprendizajes simétricos incorporados aumentan la COMPLEJIDAD-SIMETRÍA del mismo y de la relación con su medio, lo cual requiere mayores gastos de energía, lo cual genera nuevas necesidades y problemas y así vuelta a empezar. La vida nos empuja a través de la muerte para aprender. El verdadero objetivo no es morir, sino aprender, pero ¿para qué?, pues para perpetuar y enriquecer la CONSCIENCIA DE SER, ese es el verdadero objetivo de la vida.


¿Te gusta lo que has leído en este blog? Profundiza y hazlo real en tu vida recibiendo sanación y guía. En cualquier lugar del mundo en donde estés. Mira aquí.

Creative Commons License

Texto y fotografía de Chema Sanz bajo licencia Creative Commons