jueves, 24 de marzo de 2011

Resonancia Bioenergética I




La Resonancia Bioenergética es un modelo teórico-práctico, no científico, orientado a la sanación, al desarrollo emocional y al aumento de la conciencia. Es una disciplina que se puede incluir dentro de las terapias alternativas o complementarias y específicamente dentro de las terapias energéticas. He desarrollado este método desde el año 1998 a través de estudio, trabajo terapéutico, investigación e intensas experiencias de autosanación y crecimiento personal. Aunque cualquiera puede recibir esta terapia, el aprendizaje del modelo y sus técnicas está exclusivamente dirigido a profesionales de la salud natural. Por ahora tan solo yo mismo imparto este conocimiento a alumnos seleccionados. Sin embargo la EMOENERGÉTICA es la parte de la Resonancia Bioenergética que tiene un propósito generalista y divulgativo, no necesariamente profesional, para cualquiera interesado en la dimensión energético-sutil de la realidad, la conciencia, la naturaleza de la mente y las emociones humanas. Su enseñanza se encuentra en parte disponible en internet y en esta obra. También la imparto en las sesiones de terapia individual (que se realizan de forma presencial o por videoconferencia) y en seminarios en los que se puede profundizar todavía más.

Volviendo a la Resonancia Bioenergética, su premisa inicial es que la estructura de la realidad es FÍSICO-SUTIL. Todo lo existente en este universo estaría formado por una doble naturaleza, una FÍSICA, que incluye a la materia, fuerzas nucleares, electromagnetismo, gravedad y todo lo que la ciencia contempla, y otra SUTIL, que en las tradiciones de perceptores ha sido catalogada como una dimensión energética con características diferenciadas, una realidad aparte asociada al nivel físico pero sin serlo. Este nivel estaría compuesto por una innumerable cantidad de filamentos o fibras de energía no física. Éstas llenan completamente el espacio y el tiempo en todas las direcciones, irradiando con su propia energía todo a su alrededor. Estos filamentos se agrupan en grandes bandas que fueron llamadas emanaciones en las tradiciones chamánicas centroamericanas. A su vez, dentro de las bandas, los filamentos se aglutinan formando racimos y conglomerados de estructuras ovoidales o globulares, a modo de capullo, que envuelven e interpenetran a los seres vivos orgánicos aunque también a toda la materia inerte. Este recipiente luminoso es el cuerpo energético, el SEGUNDO CUERPO, la dimensión oculta, la parte escondida de la biología y de la naturaleza misma y sin embargo su matriz fundamental. Tal como sucede en el NIVEL FÍSICO, se puede decir que el NIVEL SUTIL se manifiesta a través de dos modalidades claramente diferenciadas, una MATERIA SUTIL que da consistencia y forma a las estructuras filiformes y globulares que componen este aspecto de la realidad, y una ENERGÍA SUTIL que irradia, llena e interpenetra todo el espacio así como a la propia materia sutil, dotándola de vitalidad y dinamismo, influyendo en sus propiedades y funcionamientos. La CONCIENCIA estaría dentro de esas energías sutiles siendo parte fundamental del propio tejido de la existencia. El cuerpo físico sería el vehículo temporal de una conciencia abstracta que se hace finita de forma misteriosa con el propósito de experimentar-percibir, transformarse, aumentar su potencial y aprender. Lo que se manifiesta en nuestra mente a través del PENSAMIENTO está hecho de energía psíquica que a su vez forma parte de la propia energía de conciencia.

Por ahora, la dimensión sutil de la realidad no está accesible mediante la tecnología. Pero, en todas las edades del hombre lo ha estado a través de la ampliación de las funciones habituales de los sentidos. El perceptor entrenado adecuadamente puede acceder a su conocimiento mediante métodos pseudocientíficos de observación extrasensorial con el propósito de investigar, comprender y utilizar dichas estructuras y energías sutiles, cuya morfología y funciones han sido parcialmente divulgadas por algunas escuelas a través de conceptos como los meridianos, los chakras y el aura.

Según el modelo de la Resonancia Bioenergética, el conglomerado de campos sutiles o capullo luminoso asociado al organismo es el que dota de vida al mismo, lo "anima", es el ALMA, el SEGUNDO CUERPO. La Resonancia Bioenergética tiene su foco de interés en la salud del alma.

Mi labor como sanador a través de la Resonancia Bioenergética consiste en ser un FACILITADOR que desbloquea el cuerpo energético del receptor. Se crean así VENTANAS DE OPORTUNIDAD, que deben ser aprovechadas por la persona que recibe los ajustes para hacer los cambios y transiciones adecuados en sus procesos de selección de objetivos y TOMA DE DECISIONES, con el propósito de incorporar los aprendizajes vitales que sean necesarios y de dejar de utilizar los que sean perjudiciales. Bajo esta perspectiva la SANACIÓN no es un fin sino un medio, un proceso en lugar de una meta, una serie de pasos que facilitan que el individuo aumente su consciencia y sienta que su vida tiene un propósito. Mi trabajo como GUÍA trata de asesorar y acompañar a la persona dentro de su camino de sanación y aprendizaje emocional, señalizando los pensamientos, palabras y obras que funcionan en contra de sí misma y aconsejando nuevas pautas y direcciones favorables. Muestro alternativas y conceptos estratégicamente eficaces, proponiendo el modelo psicoemocional de la EMOENERGÉTICA como un sistema estable y equilibrado de autoconocimiento y crecimiento personal.

El sanador entrenado en la Resonancia Bioenergética ha debido desarrollar al menos uno de sus sentidos extrasensoriales: la RESONANCIA. Además debe haber evolucionado en sí mismo el NÚCLEO EMOCIONAL hasta llevarlo a la FASE DE MANDALA, concepto que se explica en el capítulo correspondiente.

La PERCEPCIÓN POR RESONANCIA está relacionada con el Arm Reflex de la kinesiología, con el VAS (Vascular Anatomical Signal) de la auriculomedicina del Dr. Nogier y con el Pulso del Dr. Francisco Ríos (Balance Polar Electromagnético), si bien cuenta con unas características propias diferenciadas del resto de sistemas similares. Nuestro CAMPO BIOENERGÉTICO SUTIL o SEGUNDO CUERPO se expande cuando gana energía-información y se contrae cuando la pierde. Estos cambios producen la llamada ONDA DE RESONANCIA, que es una pequeña pulsación energética-sutil de entre 1 y 2 segundos de duración, recogida muy ligeramente por nuestros tejidos musculares (los especializados en la contracción y expansión). Es posible, con el entrenamiento adecuado, aislar y percibir, así como hacer consciente una onda en particular que sea de interés para la lectura sutil, dentro de la infinidad de ellas que en cada momento se están produciendo de forma natural y espontánea en el campo individual. Esto se hace mediante un dominio particular por parte del perceptor-sanador de sus capacidades de enfoque, atención, intento y pensamiento, los cuales dirige controlada y ordenadamente hacia el campo sutil receptor, provocando a voluntad en él respuestas binarias concretas en forma de onda de resonancia o de ausencia de la misma. La información es así aislada y percibida por el cuerpo energético del sanador, siendo entonces amplificada a voluntad y trasladada intencionalmente a su propio cuerpo, sincronizándola con una serie de movimientos precisos de manos y brazos, haciéndose de esta manera físicamente visible y percibible la señal a través de fenómenos contractivo-expansivos de algunas cadenas musculares. Como consecuencia se modifica (o no), aparentemente y por un momento, la capacidad que el sanador tiene de estirar los brazos para llevarlos hasta una cierta postura de control. Éstos pueden adquirir dos posiciones posibles que señalizan de forma binaria la existencia de información o no, con respecto a la lectura que se está haciendo. Lo cierto es que es mucho más fácil verlo que explicarlo. Se dispone así de un sistema de percepción, como un sónar, que detecta fluctuaciones, en forma de información o ausencia de la misma, en las ondas de resonancia del receptor que sean de interés práctico a la hora de desbloquear el campo energético. En realidad es muy sencillo provocar modificaciones en las respuestas musculares de acortamiento o elongamiento, lo costoso es convertir esto en un sistema preciso de percepción extrasensorial. El sanador entrenado en la RESONANCIA BIOENERGÉTICA realiza estas LECTURAS en el campo sutil del receptor a través de un sistema de protocolos específicos con el objetivo de detectar y diferenciar BLOQUEOS BIOENERGÉTICOS concretos y así tener la posibilidad de AJUSTARLOS. Ajustar significa intervenir a través del segundo cuerpo en la zona del campo bloqueada, con el propósito de restablecer la fluidez energética, y al mismo tiempo proporcionar, si es posible, la información extra necesaria para que el campo reconfigure de la mejor manera posible los canales y estructuras sutiles implicados en los bloqueos.

¿Te gusta lo que has leído en este blog? Profundiza y hazlo real en tu vida recibiendo sanación y guía. En cualquier lugar del mundo en donde estés. Mira aquí.



Creative Commons License

Texto y fotografía de Chema Sanz bajo licencia Creative Commons

Resonancia Bioenergética es una marca registrada en la oficina española de patentes y marcas.

Es necesario revisar el AVISO LEGAL para ser usuario de esta técnica natural.