martes, 19 de abril de 2011

Bloqueos


Desde el punto de vista de la Resonancia Bioenergética, el DOLOR físico o emocional, en cualquier forma o intensidad, es un indicador cognitivo producto de una serie de bloqueos en el campo bioenergético. Un BLOQUEO es una situación en la que la energía-información en un sistema o en alguna de sus partes está relativamente atascada, de manera que su circulación es incorrecta o ineficiente. Como consecuencia se manifiestan sobrecargas e insuficiencias energéticas en el propio sistema y un aumento de la ENTROPÍA o desorden en el mismo, resultando como mínimo en una pérdida de algunas de sus FUNCIONES, disponibles antes de que se produjera el bloqueo. Si esta interferencia en el libre fluir de la energía-información se mantiene en el tiempo o es lo suficientemente intensa, ocurrirán daños en las ESTRUCTURAS y pérdidas de SIMETRÍA. Un bloqueo es el resultado de una NECESIDAD que se ha compensado inadecuadamente y por ello se ha convertido en PROBLEMA. Esta situación de atascamiento colabora en el mantenimiento del problema y a su vez es la precursora de nuevas necesidades y de otros problemas. El dolor o malestar permite hacer consciente la existencia de bloqueos en los sistemas vivos.

Los bloqueos se producen debido a fallos estructurales (por errores de diseño o daños ocurridos la estructura), funcionales (de programación), por excesos, insuficiencias o malas aportaciones en los sistemas nutritivos, físicos, psicoemocionales, bioenergéticos, relacionales y por fallos en los procesos digestivo-trasformativos o en los evacuativos-eliminativos así como por una mala gestión de la SELECCIÓN DE OBJETIVOS y TOMA DE DECISIONES.

La SANACIÓN ante todo debe ser un conjunto de estrategias y medios aportados externamente al sistema (ser vivo, cuerpo-mente-campo) a través de los cuales se restablece el flujo energético natural que se ha perdido a través de los bloqueos; la recuperación en los flujos crea VENTANAS DE OPORTUNIDAD en las que hay tiempo para reparar la estructura o rediseñarla y trabajar en corregir los malos funcionamientos y decisiones, es decir para que puedan tener lugar los mecanismos de AUTOSANACIÓN.

Sin embargo es posible utilizar diferentes metodologías a través de las cuales se esconden los síntomas o el dolor es disminuido sin que eso signifique un restablecimiento de los flujos que están bloqueados y en otros casos aunque la estrategia elimina el bloqueo, lo hace generando nuevos de ellos en otras partes del sistema. Esto resulta en una bajada de la simetría del sistema y en los niveles de energía del mismo, es decir se sacrifican funciones; es como ir gastando primero los ahorros y si no es suficiente vender la casa (si se tienen).

En nuestra cultura habitualmente utilizamos la palabra CURACIÓN para referirnos a la eliminación del síntoma. La SANACIÓN sin embargo busca el restablecimiento del equilibrio del sistema mediante la liberación de los bloqueos y la solución de los problemas asociados, todo ello a través de la integración de nuevos APRENDIZAJES simétricos, que son aquellos que permiten incorporar nuevas funciones y evoluciones mientras uno se va recuperando. La sanación es más un proceso que un hecho. Por eso los que alguna vez se han roto y han conseguido recomponerse por completo se dan cuenta que están mucho más enteros que los que nunca se rompieron.


¿Te gusta lo que has leído en este blog? Profundiza y hazlo real en tu vida recibiendo sanación y guía. En cualquier lugar del mundo en donde estés. Mira aquí.

Creative Commons License

Texto y fotografía de Chema Sanz bajo licencia Creative Commons