lunes, 25 de abril de 2011

Las Dos Mentes I


La biología ha propuesto que, como mínimo en el reino animal, existen especies que se organizan a través de COLECTIVOS o SUPERORGANISMOS, pareciendo poco o nada importante el papel del INDIVIDUO como tal, ya que éste está interconectado con la colectividad de su grupo quizás a través de señalizadores químicos y puede que con otros mecanismos desconocidos, intercambiando información permanentemente para dar cohesión y unidad a la comunidad, a sus necesidades y objetivos por encima de cualquier impulso individual; de alguna manera estos superorganismos funcionarían a través de una "mente colectiva" formada mediante la suma de todos sus integrantes, lo cual favorecería la aparición de mecanismos de supervivencia, adaptación y aprendizaje muy complejos en comparación con las capacidades del cerebro o sistema nervioso de los individuos; así la propia mente individual prácticamente habría sido desplazada por completo ya que cualquier actividad a realizar por un individuo sería inducida desde el colectivo por lo que la capacidad de moverse por la vida por su cuenta sería imposible, dependiendo para su supervivencia completamente del grupo. En el caso de las abejas u hormigas esta manera de organizarse alcanza su grado extremo, aunque en realidad podemos observar diferentes niveles de consolidación de este tipo de esquema en cualquier especie ya que al final todo individuo debe de alguna forma rendir cuentas al grupo al que pertenece y apoyarlo, ya que una especie como cualquier sistema (en este caso SUPRASISTEMA), debe buscar su propia homeostasis, equilibrio y desarrollo y los individuos son los peones para conseguirlo. La Hipótesis Gaia incluso plantea que la Tierra sería un superorganismo que busca su evolución a través de los seres que vivimos en su biosfera. Los seres humanos también conseguimos avances imposibles de adquirir en solitario gracias al grupo, sin embargo al mismo tiempo tenemos una fuerte sensación de ser UNO MISMO y una psique individual altísimamente desarrollada como para ser tan solo seres gregarios y aquí viene la gran contradicción en la que vivimos. La pregunta que como personas estamos obligados a hacernos es ¿tengo derecho a mi evolución individual o simplemente y en primer lugar tengo que servir a los objetivos del colectivo y la especie, renunciando o poniendo en segundo plano mi individualidad?.

En el modelo de la Resonancia Bioenergética todo ser vivo o ser individual es un sistema o MATRIZ INDIVIDUAL organizado en cuerpo, mente-psique y campo energético. En este sistema se considera que la mente es dual puesto que tiene una organización doble compuesta por la MENTE COLECTIVIZADA y la MENTE INDIVIDUAL. En nuestro caso la mente colectivizada sirve al grupo y es un préstamo que la sociedad o mejor dicho, la especie nos hace en la infancia para después convertirse en una imposición; forma parte de nuestra naturaleza pero también está en nuestras posibilidades trascenderla. Esta mente adquirida es una copia muy buena de nuestra mente original, tanto que creemos que somos ella, si bien tiene algunas pequeñas modificaciones y automatismos, los suficientes para hacernos cumplir con sus objetivos y alejarnos de los nuestros. Una de las funciones principales de la mente en general y de la humana en particular es la SELECCIÓN DE OBJETIVOS y TOMA DE DECISIONES. Sólo una de las dos mentes puede ocupar la posición de mando, por lo que una, la colectivizada, se desarrolla y toma las decisiones mientras que la otra, la original, permanece en la sombra sin demasiadas opciones salvo aprender en silencio de lo que la otra vive. La mente colectivizada es la MENTE EGOICA, creadora de una figura virtual a la que se apega fuertemente: el YO, encerrando en un anillo, a modo de celda, a la mente original; para servir a la especie ha desarrollado una estrategia basada en el mecanismo psicológico de la DEPENDENCIA EMOCIONAL siendo sus consecuencias una vida sin esplendor ni conciencia suficientes como para darnos cuenta del engaño, una vida de ignorancia individual en pos de la continuidad colectiva, un circulo vicioso que se repite generación tras generación y que se mantiene en el entorno cercano del individuo principalmente a través del modelo de FAMILIA para desde ella ampliarse a través de las diferentes organizaciones sociales. Aunque estoy seguro que esto forma o formó parte de nuestro proceso evolutivo lo que planteo es que quizás ya podemos deshacernos de él...


¿Te gusta lo que has leído en este blog? Profundiza y hazlo real en tu vida recibiendo sanación y guía. En cualquier lugar del mundo en donde estés. Mira aquí.


Creative Commons License

Texto y fotografía de Chema Sanz bajo licencia Creative Commons