martes, 31 de mayo de 2011

Nutrición



La MATRIZ INDIVIDUAL o individuo es un sistema dinámico y abierto conectado con el ENTORNO a través de diferentes PROCESOS NUTRITIVOS; está formada por multitud de subsistemas interdependientes, anidados, acoplados y sincronizados unos con otros. Por razones prácticas voy a decir que la matriz individual se compone de tres grandes sistemas: CUERPO FÍSICO, MENTE y CUERPO ENERGÉTICO.

La NUTRICIÓN, en un concepto mucho más amplio que el comúnmente aceptado, es toda incorporación al individuo de materia, energía o información proveniente del entorno, así que, en general es el proceso a través del cual los SISTEMAS se RELACIONAN en todos sus niveles con el medio. Si aislamos conceptualmente cualquiera de nuestras partes (el cuerpo, la mente, el campo energético, una célula, un órgano, el sistema nervioso, un chakra, una función cognitiva…) y la consideramos a su vez como una matriz individual, su medio, el lugar donde vive y se nutre, su universo seríamos nosotros mismos.

El objetivo de la nutrición es la CONSERVACIÓN, RENOVACIÓN y DESARROLLO de las diferentes estructuras y funciones de la matriz individual, las cuales se ven afectadas continuamente por la presión de la ENTROPÍA o desgaste inherente a la propia naturaleza de la existencia. Para compensar la entropía y evitar su aumento es necesario gastar energía a lo largo del tiempo, TRABAJAR, así como sostener permanentemente infinidad de procesos retroalimentativos con el interior y el exterior con el fin de mantener el EQUILIBRIO y la SIMETRÍA. Las FUNCIONES son programas generadores de actividad y las ESTRUCTURAS son sus contenedores así como las maquinarias que las ponen en práctica. Cualquier PROCESO NUTRITIVO (de incorporación de materia, energía o información externas) tiene su continuación en una fase de digestión o transformación y finaliza por un lado con un proceso evacuativo o de eliminación de los residuos que no son necesarios y por otro con una serie de reacciones hacia el interior y hacia el exterior que nuevamente se encadenan con otros procesos de nutrición-relación. Cada subsistema necesita un tipo diferente de nutrición dependiendo de su naturaleza y funciones. Todos los subsistemas sirven a la Matriz Individual y ésta tiene como objetivo último la conservación y el aumento de la CONCIENCIA DE SER a través del proceso que hemos llamado EVOLUCIÓN.

Cuerpo, mente y campo, intercambian entre si y con el entorno una gran cantidad de energía e información, se nutren, con el propósito de funcionar de forma sinérgica, como un todo con capacidad de vehiculizar una CONCIENCIA DE SER que se manifiesta y modela a través de la MENTE que a su vez se asienta en un CUERPO FÍSICO asociado a un CAMPO ENERGÉTICO que le da vida y anima para poder SER Y ESTAR dentro de un espacio y un tiempo.

El cuerpo físico necesita una nutrición en forma de alimentos; pero también necesita nutrirse a través de la respiración, del movimiento, del descanso, de la luz solar, del agua…

El campo energético necesita nutrirse de la energía de la Tierra, de la energía del Sol, de la energía del Cosmos y de eso que llamamos la realidad y de las experiencias que son vividas a través de la conciencia.

La mente necesita nutrirse de la información proveniente de los sentidos, de las relaciones con los demás, de las emociones, del aprendizaje intelectual, de la lectura, de la escritura, de la música, del arte, del lenguaje y de la comunicación, del conocimiento, del pensamiento…

Toda función positiva o negativa, lo que genera actividad de cualquier signo, consume energía para seguir existiendo, se nutre. Los pensamientos no son una excepción, por eso es de vital importancia darse cuenta de que un pensamiento negativo es como un mal trabajador, al que pagas a cambio de que NO haga por ti lo que necesitas; la consecuencia de permitirse pensamientos negativos es un aumento de los bloqueos, son en si mismos funciones perversas. Un buen pensamiento también consume energía, si bien lo hace para generar algún tipo de ganancia o rendimiento favorable a cambio, es decir, los pensamientos positivos facilitan la fluidez de la energía y la ejecución de funciones simétricas que consiguen más y mejores nutriciones. Los pensamientos son tan sólo parte de la manifestación externa junto con el lenguaje y la conducta de una serie de procesos y programas cognitivos y emocionales internos. Algo curioso es que la actividad de los pensamientos, palabras y obras (funciones superficiales) es la manera a través de la cual, las estructuras emocionales profundas que los generan reclutan energía-nutrición para seguir manteniéndose; esto es independiente de la naturaleza simétrica o perversa de las mismas. Los funcionamientos perversos lo son porque perjudican al resto del sistema, van por su cuenta y además canibalizan a la matriz individual, consiguen parte de la nutrición a costa de robar energía endógena para tomar el control de la totalidad, funcionan como parásitos y son fuente de dolor y sufrimiento físico o emocional, intentando también realizar este proceso de parasitación a través de las otras personas con las que uno se relaciona por medio de patrones conductuales basados en los esquemas de dominio-dominado, chantaje, dependencia emocional etcétera.

Las malas nutriciones en cualquier nivel generan funciones perversas. Así que, ¿de qué te nutres?.


¿Te gusta lo que has leído en este blog? Profundiza y hazlo real en tu vida recibiendo sanación y guía. En cualquier lugar del mundo en donde estés. Mira aquí.


Creative Commons License

Texto y fotografías de Chema Sanz bajo licencia Creative Commons