domingo, 8 de abril de 2012

Desapego


El desapego es un estado de expansión de la conciencia que permite que las energías en el segundo cuerpo y en el núcleo emocional permanezcan relativamente libres de bloqueos, independientemente de las circunstancias y del nivel de interacción que se esté estableciendo con otras personas o situaciones. Paradójicamente, el desapego es un estado de abandono lleno de control. Se podría decir que es cuando uno se desprende de la necesidad de dominar y de poseer, y sin embargo puede controlar o disponer de cualquier cosa que necesite. El campo se mantiene fluido, integrando con facilidad las experiencias en curso, reaccionando así de manera favorable, en el momento preciso y con la intensidad adecuada.

El esfuerzo e impecabilidad que alguien realiza para alcanzar y recorrer un CAMINO CON CORAZÓN le va conduciendo hacia el desapego. Para un guerrero, ni el mundo ni sus actores deben tener poder suficiente como para apartarle de sentir la conexión y unión consigo mismo. Esto es lo que significa estar en un camino con corazón. El DESAPEGO disminuye la necesidad de culpabilizar y de culpabilizarte, la queja deja de tener sentido. No se conquista ese lugar de golpe. El desapego real y total es un hito que llega tan solo con la REALIZACIÓN, al eliminar por completo y de forma definitiva los esquemas de DEPENDENCIA EMOCIONAL, lo cual lleva a la muerte de la MENTE COLECTIVIZADA EGOICA y al renacimiento de la MENTE ORIGINAL. Al principio, como mucho, uno es absorbido por el desapego por momentos o instantes, con el tiempo incluso por días. Cuando conectas con este estado, aunque luego retornes a la conciencia ordinaria y apegada, te puedes traer de vuelta la comprensión de lo que es. Así puedes seguir trabajando en el INTENTO de volver ahí una y otra vez. Hacen falta inconmensurables cantidades de energía sutil y psicoemocional para quedarse a vivir allí: solo un guerrero impecable tiene alguna opción de lograrlo después de una vida de lucha contra los propios despropósitos. Se debe cultivar constantemente la SOBRIEDAD, puesto que sin ésta el desapego sería falso y se convertiría en dejadez o maldad.

El desapego fue llamado en el chamanismo el lugar donde no hay compasión. Esto es debido a que allí uno ya no tiene pena de sí mismo, ni tampoco se apena por los demás. Se alcanza la comprensión de que cada ser es un desafío de conciencia, un puzzle completo pero sin resolver que ha venido al mundo con lo necesario para enfrentar su destino: el de conocerse a sí mismo.

Lo cierto es que es bastante difícil hacer fluir la energía en circunstancias complicadas, sin embargo, es perfectamente posible. El aumento en la SIMETRÍA EMOCIONAL es una manera de acercarse a esa posibilidad. Un paso fundamental es practicar la RECAPITULACIÓN. Así se "fuerza" a que la energía bloqueada en el asunto o relación que se está recapitulando se mueva y adquiera fluidez, aunque sea por un momento. La recapitulación sistemática y repetitiva de contenidos cognitivos estancados o pervertidos, promueve que el cuerpo energético vaya aprendiendo a mantenerse más fluido en las circunstancias relacionadas con el trabajo que se ha estado haciendo. Recapitular con el intento adecuado conduce a la IMPECABILIDAD y ésa es la manera de conseguir una ACTITUD VITAL adecuada, que es la que permanece invariablemente positiva sin importar las circunstancias. Así se planta la semilla del desapego.

Es necesario permanecer abiertos a cambiar nuestra visión del mundo, nuestros sistemas de creencias más profundos. Hay que querer seguir aprendiendo y evolucionando en nuestra dimensión emocional, aceptando el reto de salir y vivir fuera de la caverna. Siempre podremos aprender más y conocernos mejor. En el camino a veces aparece una tristeza natural y sana que se produce debido a que estás perdiendo o más bien renunciando a partes de ti y también al hecho de que el cuerpo siente de manera muy intensa el vacío de no haber llegado a la totalidad de uno mismo. No hay que dejarse llevar por esta tristeza. Hasta que cada una de las fibras del capullo luminoso no está repleta de conciencia, en realidad se está vacío. La evolución personal y el aumento de la simetría emocional puede acabar con el sufrimiento pero no con la tristeza.

Hay que recordar que la Recapitulación Emoenergética parte de la premisa de que los procesos perceptuales se convierten en experiencias a través de la combinación de los datos sensoriales y emocionales junto con el subproducto de la conciencia llamado ENERGÍA DE INTENSIDAD. Esta energía, se queda atrapada en los archivos de memoria, pudiéndo reincorporarse como renovada luminosidad al torrente de la conciencia, gracias a las técnicas recapitulatorias. Recapitular recicla esa energía tan valiosa, en lugar de que quede desperdiciada en la memoria y en la EXPLICACIÓN DEL MUNDO, que es lo que ocurre por defecto cuando no recapitulas. La rigidez en los sistemas de creencias y mentales proviene de la fijeza producida por la energía de intensidad. Cuanto más te afecta cualquier cosa, tanto en positivo como en negativo, más energía de intensidad está siendo malgastada, lo mismo cuanto más fija es una idea o creencia. La recapitulación de un tema se realiza al menos hasta conseguir una sensación de neutralidad con respecto a lo que se está recapitulando. Esa neutralidad aparece como una muestra incipiente de desapego y es consecuencia de la renovada fluidez en la energía que previamente estaba aglutinada y "pegada".

Algunas veces las personas intentan el desapego a través del alejamiento y del desinterés. Sin embargo quien toma esta actitud no está verdaderamente desapegándose, más bien se evade o pretende permanecer neutral como un acto de defensa emocional. Por eso he mencionado lo complicado que es hablar de renuncia o desapego verdaderos, ya que en realidad necesitamos utilizar palabras comunes a falta de términos más precisos, cuando en el fondo nos encontramos en un marco de referencia que tiene que ver con estados de conciencia diferentes al habitual. Los términos utilizados no son más que un intento de trasmitir en palabras lo que solo se puede alcanzar a comprender mediante la experimentación controlada y reiterada de dichos estados. El verdadero desapego produce un aumento de la consciencia y por lo tanto una intensificación en la RIQUEZA de matices que el perceptor es capaz de captar. El desapego llega a través de la RENUNCIA, que poco tiene que ver con no tener nada, sino más bien con deshacerse de lo que te hace daño o está de más, tanto en el mundo externo como en el interno. Esto en lugar de pobreza genera verdadera ABUNDANCIA. La mayoría de la gente no sabe hacia dónde ir, pero casi seguro que conoce por dónde no ir. El principio de la renuncia consiste en abandonar los caminos que sabes que te van mal. El apego puede ser de pensamiento, palabra u obra, material o inmaterial.

Para un guerrero la batalla más inmediata es organizar su mundo de todos los días de manera favorable, renunciando al apego, a la queja y a la pena de sí mismo, recapitulando cada día con el intento adecuado. Al mismo tiempo, se hace consciente de cada aliento mientras templa su impecabilidad. Entonces, a menudo se siente inundado de un profundo bienestar. Debe permanecer alerta para que esto no le aleje de su propósito vital, que no es el bienestar sino el engrandecimiento de la conciencia de ser.
¿Te gusta lo que has leído en este blog? Profundiza y hazlo real en tu vida recibiendo sanación y guía. En cualquier lugar del mundo en donde estés. Mira aquí.

Creative Commons License
Texto y fotografía de Chema Sanz bajo licencia Creative Commons.