miércoles, 12 de septiembre de 2012

El Desafío



Venimos al mundo como un puzzle sin hacer. La mayoría de la gente llega a un punto en su vida en el que, fundamentalmente, se queja de lo difícil que es resolver su puzzle, de que parece que faltan piezas, de que hubiera sido mejor si hubiera una imagen con el resultado final, para por lo menos saber hacia dónde ir. Otras personas, sin embargo, se meten de lleno en la labor de realizarlo, puesto que se han dado cuenta de que la imagen que esconde es la de la TOTALIDAD DE SÍ MISMOS.

Antes de llegar a estar completo, lo que se ven son nada más que fragmentos, a veces amontonados o descolocados, mezclados con vacíos. En cada uno de esos vacíos solo encaja una pieza en particular, y sí, es verdad, faltan piezas, o más bien hay que ir a buscarlas. Si eres lo suficientemente impecable, lo que te encuentras mientras que buscas y colocas las piezas se llama APRENDIZAJE, y el resultado al llenar el vacío con la pieza adecuada es el aumento en la conciencia de ser. La casi totalidad de los seres humanos pasarán por esta vida habiendo elegido establecer y sostener una MISIÓN por encima de cualquier otra: la interpretación de los papeles de DOMINADOR-DOMINADO, fruto de la incesante y distorsionada búsqueda de atención, afecto y apoyo, sostén de la MENTE EGOICA y de la miseria humana. Unos pocos se darán cuenta de lo estéril de semejante dedicación y se plantearán la extravagante cuestión de si hay alternativas posibles. Menos todavía aceptarán completamente el hecho de que en el corto periodo que pasamos en este mundo, tenemos realmente esta oportunidad de autoconocimiento y conciencia. Un grupo extremadamente reducido de estos últimos tomarán la decisión de dedicar su vida a completar su propio acertijo, que consiste en reconquistar y conectar cada una de las partes del propio ser, primero con uno mismo y después con el Espíritu. Esto es quererse a uno mismo y cultivar la DEVOCIÓN a la vida. Aun así, solo unos pocos de éstos en cada generación llegarán a completar la etapa humana en toda su verticalidad, transcendiendo sus conciencias quizás hacia otras manifestaciones de la existencia. Tenemos la desconcertante intuición de ser mucho más misteriosos y fascinantes de lo que se nos ha contado, sin embargo, pocos son los que se esfuerzan realmente, cada día, en convertir esa creencia en auténtico conocimiento. Normalmente, son necesarios años de practica de silencio interno e impecabilidad para expandir la percepción y empezar a Ver de forma coherente, otros más para conseguir comprender lo que ves, y toda una vida de intento para mantener la sobriedad. No hay atajos y tampoco garantías de lograrlo, pero para algunos el viaje ya merece sobradamente la pena. Así que la VIDA es como una colección de acertijos, para cada uno los suyos, que son en sí mismos avenidas de conciencia y conocimiento. No es obligatorio resolverlos, tampoco eres libre de elegir la imagen final. Sí que puedes decidir dedicar tu vida a completar tu puzzle o no hacerlo. Yo he decidido aceptar el desafío.
¿Te gusta lo que has leído en este blog? Profundiza y hazlo real en tu vida recibiendo sanación y guía. En cualquier lugar del mundo en donde estés. Mira aquí.

Creative Commons License
Texto y fotografía de Chema Sanz bajo licencia Creative Commons.