miércoles, 24 de octubre de 2012

Los Guerreros de la Luz


A menudo, alumnos y personas con las que trabajo en este camino de la Resonancia Bioenergética me dicen que no han tenido tiempo para hacer algunas de las tareas básicas que les he recomendado, las cuales están orientadas a la sanación y al autoconocimiento. Es cierto que el día a día, la supervivencia y ocupaciones en general, nos llevan mucho tiempo. Pero de eso está hecha la vida: de TIEMPO. Estar vivos desencadena inmediatamente la emergencia de diferentes NECESIDADES, por ello es por lo que hay que mantener en marcha una serie de procesos o trabajos, luchas incesantes en diferentes frentes. Una vez escuché en una película decir a alguien que “...en la vida, el 90% es limpieza y mantenimiento”. El guerrero saca energía de la propia lucha (de la cual no se queja) y la transforma en INTENTO e IMPECABILIDAD. Su batalla también es por la supervivencia, pero principalmente se esfuerza en aprender y convertir cualquier actividad en un medio para combatir sus propios despropósitos, excesos, debilidades y sombra, los cuales son impedimentos en el camino hacia uno mismo. Mientras, el hombre corriente desperdicia sus enormes recursos, energía vital y conciencia. Lo hace alimentando, en el entorno individual y social, la autocompasión, la necesidad de dominar y la dependencia emocional, intentando sostener y mostrar a los demás una imagen de sí que no se cree ni él mismo.

La paradoja es que, a pesar de que el colectivo anquilosa a los individuos desde el punto de vista de la conciencia, sin embargo, no hay sociedad que pueda impedir el crecimiento espiritual de alguien que ha llegado a ser adulto. Nadie te puede obligar a ser INCONSCIENTE DE TU ALIENTO. Sacar la atención del parloteo interno llevando la consciencia a la respiración es el pilar más básico de la espiritualidad; lo demás son adornos o distorsiones. Cultivar la atención y el SILENCIO (MEDITAR) se hace imprescindible para un guerrero, ya que los lamentos y vanidades (compañeros inseparables de la IGNORANCIA) siempre son ruidosos. No es que sea suficiente ni lo único que hay que hacer, pero es necesario hacerlo en el camino al CONOCIMIENTO DE UNO MISMO. También hay que trabajar para reajustar las percepciones y sensaciones negativas acumulados a lo largo de la vida (RECAPITULAR), ya que funcionan como lastres tanto en el desarrollo horizontal (competencias y actividades mundanas) como en el desarrollo vertical (el que involucra el crecimiento de la conciencia). Los guerreros y guerreras de la luz actualmente no se retiran del mundo, más bien se hacen impecables en él. En ocasiones dan ejemplo de lo que es posible hacer y alcanzar, aunque a veces muchos a su alrededor no se dan cuenta y los ven como personas corrientes. Quizás, en todo caso, más seguras de sí mismas y más serenas de lo normal. Aunque un guerrero sabe llevar el dolor, trabaja incesantemente para alcanzar una y otra vez un especial estado de plenitud y BIENESTAR, de manera que, por lo general se siente bien. A pesar de esto ni por un momento olvida que su propósito es estar bien, lo cual no es lo mismo que sentirse bien. 

El universo entero es una matriz que nos permite SER y ESTAR: percibir, vivir y compartir. Cuando el ser humano es verdaderamente consciente de esto lo que siente es fascinación, gratitud y ganas de aprovechar el tiempo que se le ha dado. Han sido necesarios 14.000 millones de años de evolución (la edad de este universo) para que estés aquí. Te lo puedes permitir, pero no deja de ser una pena que dediques tu vida a quejarte de lo difícil que es vivir.

El guerrero elige renunciar a la queja ya que ésta lleva inexorablemente al engorde de sentimientos como la frustración, el odio y la autocompasión. Prefiere reunir la energía que tiene y conseguir toda la extra que pueda para dar un sentido transcendente a su vida, para vivir de manera que no acabe ni el asombro ni la maravilla, al menos hasta el momento de su MUERTE. Sabe que para Ver y entender lo que se ve es necesaria más luz y menos oscuridad.

A un guerrero sin SOMBRA se le podría matar pero lo que es imposible es robarle su dignidad. Su DEVOCIÓN ya no es hacia el rebaño; su vínculo es de uno a uno con la EXISTENCIA.

¿Te gusta lo que has leído en este blog? Profundiza y hazlo real en tu vida recibiendo sanación y guía. En cualquier lugar del mundo en donde estés. Mira aquí.

Creative Commons License
Texto y fotografía de Chema Sanz bajo licencia Creative Commons.