sábado, 8 de marzo de 2014

Las oscuridades del alma: Malignizaciones

**En la Emoenergética es necesario que el practicante se adentre en el conocimiento de las oscuridades del alma como parte de su proceso terapéutico y de autoconocimiento, así como base para su trabajo con la recapitulación.

En respuesta a las pérdidas individuales producidas por la aparición y utilización de los reversos psicológicos en la psique, se generan un tipo especial de compensaciones, en forma de NECESIDADES PERVERSAS, a través de las cuales se elaboran e impulsan patrones patológicos de relación con uno mismo y con los demás: las malignizaciones. Éstas hacen crecer los defectos del ego, y éstos a su vez vuelven a nutrirlas, retroalimentando de nuevo a los reversos psicológicos en un ciclo recurrente. Las MALIGNIZACIONES tienen como objetivo impulsar CONDUCTAS perpetuadoras del modelo dominador-dominado así como propagar y sostener el mal en el mundo. Representan la necesidad de extender el propio FRACASO o de intentar derivarlo hacia fuera, limitando el acceso a la SIMETRÍA SAGRADA, al DESARROLLO VERTICAL y a la CONCIENCIA más allá de uno mismo: a cada uno de los individuos y a la humanidad en conjunto. Como estas conductas son deplorables, a menudo el individuo se las esconde a sí mismo en la SOMBRA. Estas necesidades perversas pueden ser conscientes o inconscientes y se nutren de los pensamientos, palabras u obras que resuenen con ellas. Las malignizaciones son necesidades que incluso si son reprimidas están ahí en cada uno de nosotros, aunque, el primer paso para trabajar en su disminución es reconocerlas, y así poder limitar su fuerza a través del control y refrenamiento de las conductas que promueven y que a la vez las hacen fuertes. Son las siguientes: 


Necesidad de Sobornar.
Necesidad de establecer RELACIONES en las que se sugiere u obliga a otros a realizar acciones que no quieren o que atentan contra su simetría, a cambio de favores, regalos o afectos.

Necesidad de Chantajear.
Necesidad de establecer RELACIONES en las que se sugiere u obliga a otros a realizar acciones que no quieren o atentan contra su simetría, sometiéndoles a amenazas físicas o morales.

Necesidad Perversa de Crear.
Necesidad de GENERAR nuevos objetos cognitivos entrópicos, ladrones de simetría o vacíos, tanto si son de naturaleza física, psíquica o energética (por ejemplo: charlas inútiles, obras de arte enfermizas o carentes de contenido, negocios especulativos, nuevas relaciones patológicas...).

Necesidad Perversa de Conservar.
Necesidad de MANTENER, GUARDAR o ALMACENAR inalterados a objetos cognitivos entrópicos o vacíos de contenido, tanto si son de naturaleza física, psíquica o energética. A través de esta necesidad uno se puede llegar a identificar con lo que es sostenido, aunque fueran objetos materiales.

Necesidad Perversa de Eliminar-Desprenderse.
Necesidad de SEPARAR o alejar de uno mismo a objetos cognitivos simétricos, tanto si son de naturaleza física, psíquica o energética, sin que esto implique necesariamente la destrucción o perjuicio del contenido desprendido o del que uno se separa. Una de sus consecuencias es el aumento de la IGNORANCIA.

Necesidad de Castigar.
Necesidad o deseo de LIMITAR el movimiento o desarrollo de figuras u objetos cognitivos simétricos. También es el deseo de estancar, sostener o aumentar los aspectos perversos de un sistema con el objetivo de seguir penalizándolo. Es la necesidad de que las cosas continúen mal o vayan a peor.

Necesidad de Agredir.
Necesidad o deseo de DAÑAR y provocar pérdidas a figuras u objetos cognitivos simétricos.

Necesidad de Destruir-Matar.
Necesidad o deseo de ELIMINAR de forma completa a figuras u objetos cognitivos simétricos.

Necesidad Perversa de Adquirir.
Necesidad mórbida de INCORPORAR objetos cognitivos externos de características dañinas para uno, tanto si son de naturaleza física, psíquica o energética. La necesidad es perversa en el momento que lo que se desea adquirir es perjudicial, está vacío de utilidad, o es beneficioso pero se adquiere en demasiada cantidad (por ejemplo: drogas, alcohol compras compulsivas, juego ludópata, comidas excesivas o perversas; abusos en la utilización de la televisión, el arte, la música, la lectura, internet u otras actividades similares). En esta necesidad lo que se busca es la gratificación del momento de adquirir, que es diferente a cuando lo que se desea es poseer.

Necesidad Perversa de Poseer.
Necesidad de TENER o RETENER (por miedo a perder) a figuras u objetos cognitivos de naturaleza física, psíquica o energética, generando sentimiento de APEGO con resultado ENTRÓPICO para uno mismo y a veces para lo que es considerado como posesión. A menudo el individuo termina asimilando en sus propios sistemas de identificación (AUTOIMAGEN) a lo que siente como propio.

Necesidad de Dominar-Esclavizar.
Necesidad de MANTENER bajo el CONTROL de uno mismo (como una demostración de FUERZA y PODER) a sistemas o figuras, con el objetivo de bloquear, limitar o dirigir el DESARROLLO y movimiento de los mismos.

Necesidad de Culpabilizar.
Necesidad de enfocarse en las CONDUCTAS externas que son consideradas negativas con el objetivo de JUZGAR y generar sentimiento de CULPA en el que ejecuta tales comportamientos. Como consecuencia se genera RABIA y sentimiento de IMPORTANCIA PERSONAL en uno mismo. Al tener la necesidad de culpabilizar hay un intento (a menudo inconsciente) de impedir o bloquear el DESARROLLO de la figura a la que se culpa, sosteniendo en el mundo interno propio los contenidos negativos enfocados, para así poderlos proyectar una y otra vez en el otro, incluso, a veces, haciendo una transferencia de los propios contenidos perversos hacia él; todo ello con el objetivo de poder seguir culpando.

Necesidad de Desvalorizar.
Necesidad de OCULTAR la verdadera simetría de un objeto cognitivo.

Necesidad de Malignizar.
Necesidad de mantener el mal en el mundo. Bloquear el acceso a la SIMETRÍA SAGRADA, a la CONCIENCIA y al DESARROLLO VERTICAL.


¿Te gusta este blog? Profundiza y hazlo real en tu vida recibiendo sanación y guía. En cualquier lugar del mundo en donde estés. Mira aquí.

Creative Commons License
Texto y fotografía de Chema Sanz bajo licencia Creative Commons.