sábado, 8 de marzo de 2014

Las oscuridades del alma: Reversos Psicológicos.

**En la Emoenergética es necesario que el practicante se adentre en el conocimiento de las oscuridades del alma como parte de su proceso terapéutico y de autoconocimiento, así como base para su trabajo con la recapitulación.

Los reversos psicológicos son SISTEMAS DE CREENCIAS sobre uno mismo que llevan a que el objetivo de la existencia sea el FRACASO individual, en parte o en todos sus niveles. Se incorporan en la infancia, inducidos parcialmente por el padre, la madre y otras figuras de poder, siendo catalizados a través del mecanismo de DEPENDENCIA EMOCIONAL. Los reversos psicológicos pervierten la relación con uno mismo y la propia autoimagen. Son programas de AUTOSABOTAJE. Aunque afectan a las 6 emoenergías, todos los reversos alteran muy especialmente la relación con la ALEGRÍA (fluidez y ganancias). También pervierten el ciclo de complementariedad y circulación energética entre el núcleo doloroso y el núcleo gozoso. Potencian un autojuicio de tipo negativo, así como el desprecio hacia la propia individualidad. Los intentos infantiles de conseguir de papá y de mamá toda la ATENCIÓN, el AFECTO y el APOYO posibles, parten de la fantasía cimentada sobre la idea de llegar a ser algún día lo más importante del universo, primero para ellos y luego para todas las otras FIGURAS MASCULINAS y FEMENINAS con las que nos relacionemos, dios incluido. Este objetivo es no solo dañino sino irrealizable. Por ello surgen los reversos psicológicos, como una compensación a una necesidad distorsionada, que desemboca en el desequilibrio de las funciones psicoemocionales de AUTOIMAGEN, AUTOVALORACIÓN, AUTOACEPTACIÓN y AUTOESTIMA. Una buena parte de los reversos son reprimidos y pasan a formar parte de la SOMBRA, funcionando así desde el inconsciente a través de conductas automáticas.

La búsqueda del fracaso personal, alimentada por el funcionamiento de los reversos psicológicos, interfiere en la relación del individuo con el arquetipo de la ABUNDANCIA. El acceso a ella estará vehiculizado y limitado a través de las figuras de las que se depende. La abundancia es un patrón que permite manejar adecuadamente y disponer de los RECURSOS físicos, psíquicos y energéticos más que suficientes, necesarios para acceder al verdadero desarrollo, al verdadero éxito. Desde el punto de vista de la Emoenergética, el fracaso real en el ser humano es la ausencia de DESARROLLO VERTICAL y la pérdida de las funciones potenciales y de conciencia (alejamiento de la SIMETRÍA SAGRADA). La abundancia se manifiesta en nuestro mundo material a través de los arquetipos horizontales del dinero, del poder y del éxito. Se hace necesario que las propias IMÁGENES y sistemas de creencias sobre el dinero, el éxito y el poder sean puras y transparentes como el cristal, y que se acoplen con la sabiduría necesaria para su correcta utilización.

Los reversos psicológicos dañan al NÚCLEO EMOCIONAL en su propósito de hacerlo fracasar; son un intento perverso de conseguir la ATENCIÓN, el AFECTO, y el APOYO de las figuras paternas, maternas, masculinas y femeninas a cualquier precio. En las personalidades muy polarizadas hacia el tipo víctima-dominada, los reversos son muy fuertes y destructivos; así la persona se ve asaltada a menudo por sensaciones negativas en el mismo momento en el que empezaba a sentirse bien, o cuando está a punto de conseguir o si ya ha logrado algún éxito en la vida, encontrando algo de paz (perversa) tan solo cuando se siente acompañada por alguien que tenga una personalidad dominadora. En otras ocasiones los reversos simplemente alejan del desarrollo vertical a la persona, siendo ésta, aun así, capaz de operar a través de respuestas y estrategias eficientes en el ámbito del DESARROLLO HORIZONTAL (que incluye las competencias innatas más las adquiridas y convertidas en simetría experiencial). Esto es posible si se ha desarrollado una personalidad que se mantenga estable en el tipo dominadora; entonces se pueden cosechar importantes éxitos en el mundo social y económico, en una búsqueda igualmente compulsiva de atención, afecto y apoyo.

Aunque en algunos reversos psicológicos he utilizado la nomenclatura de "sentimiento de", esto es una licencia que me concedo para facilitar su comprensión y asimilación; es necesario entender que cuando se habla de reversos psicológicos se está haciendo más referencia al patrón o programa perverso (antipatrón de diseño) que a su efecto (sentimientos). Los reversos psicológicos son los precursores de los otros ERRORES DE LA MENTE primarios, que son las MALIGNIZACIONES y los DEFECTOS DEL EGO, y también de los SENTIMIENTOS NEGATIVOS. En el modelo de la Emoenergética se sostiene que todo sentimiento perverso (tanto si es de origen gozoso como si es de naturaleza dolorosa) tiene entidad más allá de su manifestación concreta en un momento dado. La energía emocional y sensorial involucrada en las vivencias incorrectamente asimiladas se queda atrapada en forma de ENERGÍA DE INTENSIDAD en el cuerpo sutil, absorbida por la conducta o programa cognitivo-emocional en juego, formándose así conglomerados patológicos que permanecen en el campo energético a lo largo de la vida de la persona, incluso si ya no sintiera conscientemente tales sentimientos. De cualquier forma, cada vez que se tengan experiencias similares, los conglomerados se vuelven a recargar y sus programas se intensifican; tiene el mismo efecto intensificador hacer uso de las conductas perversas, aunque sea de manera inconsciente. La razón por la que el campo energético y el núcleo emocional se van deteriorando a lo largo de la vida no es tanto por el envejecimiento o el desgaste, sino por la carga que suponen para el sistema las toxinas energético-emocionales y las estructuras mórbidas que las sostienen, y que forman ya parte de la propia personalidad. Es por ello que en este sistema se señala la importancia de practicar técnicas de recapitulación y hacer terapias como la Resonancia Bioenergética, que ayudan a la persona con verdadero INTERÉS a recuperar sus pedazos perdidos.

Los principales reversos psicológicos son: AUTOCASTIGO, AUTOAGRESIÓN, DECLARACIONES DE SUICIDIO, SENTIMIENTO DE INUTILIDAD, SENTIMIENTO DE INCAPACIDAD, SENTIMIENTO DE INDIGNIDAD, SENTIMIENTO DE DEUDA, SENTIMIENTO DE SUCIEDAD, PROMESAS-NEGOCIACIONES y PROHIBICIONES.

Autocastigo.
Objeto cognitivo, en forma de programación o acción, originado a través de la CULPA y del ODIO (rechazo) a uno mismo, que tiene como objetivo la autoimposición de LÍMITES perversos en el DESARROLLO (evitando o dificultando el aumento de SIMETRÍA) o en la ABUNDANCIA. "Tengo que castigarme", "merezco que me castiguen".

Autoagresión.
Objeto cognitivo, en forma de programación o acción, con origen en la CULPA y en el AUTOCASTIGO que tiene como objetivo dañar a la MATRIZ INDIVIDUAL propia (provocando pérdidas de SIMETRÍA). "Me tengo que hacer daño", "merezco que me hagan daño". Cualquier conducta que se ejecuta a sabiendas de que es dañina para uno mismo es una forma de autoagresión.

Declaración de Suicidio.
Evento en el que uno expresa a través de pensamientos, palabras u obras el deseo de morir, directa o indirectamente. Genera una programación acumulativa en la psique que va ganando fuerza como un parásito a lo largo de la vida, más cuanto más se la alimenta. Puede llegar a bloquear la ALEGRÍA DE VIVIR. Tiene como objetivo la destrucción o finalización de la MATRIZ INDIVIDUAL propia (pérdida total de SIMETRÍA). “Me quiero morir", "la vida no merece la pena”, "merezco que me maten", "no merezco vivir", "tal o cual cosa me mata".


Sentimiento de inutilidad.
Emoción generada a través de una AUTOVALORACIÓN deficiente o errónea mediante la que el individuo bloquea primeramente el AMOR PROPIO desde la TRISTEZA perversa, para después alejarse de sentirse ubicado y conectado consigo mismo, alterando así la posibilidad de RECONOCIMIENTO de la propia belleza, funciones y simetría. Se bloquea entonces la ALEGRÍA que haría posible sentir la MOTIVACIÓN y dirección hacia la que ir. "No valgo", "no sirvo".

Sentimiento de incapacidad.
BLOQUEO o INSUFICIENCIA de la FUERZA MOTRIZ-REACTIVIDAD, bien por todavía carecer de las estrategias adecuadas para resolver los problemas y satisfacer las necesidades, o bien por un problema en la energía reactiva misma. “No puedo”, "no sé".

Sentimiento de indignidad
Experiencia cognitiva que hace creer a la persona que no es MERECEDORA ni de AMOR, ni de SIMETRÍA, ni de ALEGRÍA (de “cosas buenas”). “No me merezco”.

Sentimiento de deuda
Necesidad de COMPENSAR a una FIGURA externa por recepción real o imaginada de una NUTRICIÓN o SIMETRÍA anterior, que tiene como consecuencia la autoimposición de límites perversos (AUTOCASTIGO). “Estoy en deuda con”.

Sentimiento de suciedad
Experiencia cognitiva relacionada con el RECHAZO o JUICIO NEGATIVO ante la experiencia de ser TOCADO o AMADO. Se alimenta del SENTIMIENTO DE INDIGNIDAD y de la CULPA. “Me siento sucio”.

Promesas-Negociaciones
Objetos cognitivos que condicionan el DESARROLLO y el EQUILIBRIO propios a la ejecución por parte de uno mismo o por una figura externa de un determinado esquema o acción. Las negociaciones a menudo son pactos con el arquetipo de dios o del demonio. "Si hago o no hago esto entonces que pase o que ocurra aquello", "prometo que...".

Prohibiciones

Objetos cognitivos, en forma de programación, cuyo objetivo es IMPEDIR el acceso a la CONTINUIDAD, al DESARROLLO o al EQUILIBRIO en un determinado aspecto de la propia existencia. "No puedo ir por ahí","no me puedo permitir eso", "eso no se puede hacer".

¿Te gusta este blog? Profundiza y hazlo real en tu vida recibiendo sanación y guía. En cualquier lugar del mundo en donde estés. Mira aquí.

Creative Commons License
Texto y fotografía de Chema Sanz bajo licencia Creative Commons.