viernes, 14 de noviembre de 2014

Relajación


Me faltaba completar la triada Recapitulación-Meditación-Relajación y aquí está finalmente. Desde que desarrollé el guión definitivo he estado como un año y medio practicándola y sintiéndome muy satisfecho con el resultado. Llevaba mucho tiempo detrás de conseguir una técnica de relajación que fuera corta de hacer y a la vez efectiva. Hace ya unos meses que mis clientes y alumnos la están practicando y los resultados han pasado de satisfactorios a espectaculares. Se consiguen no solo estados de relajación sino también diferentes estados de trance altamente beneficiosos. Tengo que hacer sin embargo un par de AVISOS:

Si tienes una enfermedad cardiaca o mental, y también en general cualquier otro tipo de patología, debes consultar a tu médico antes de hacer esta técnica.

A través de esta relajación es fácil entrar en un estado en el que es cuerpo físico está completamente dormido y la mente está despierta. Sí, el cuerpo y la mente son dos entidades diferenciadas. Habitualmente cuando la mente se duerme el cuerpo físico lo hace también y viceversa. Pero con este ejercicio realmente queremos y facilitamos que el cuerpo se duerma mientras seguimos conscientes.  Algunas personas al acabar el ejercicio pueden tener dificultades en abrir los ojos y moverse por encontrarse todavía en un estado que psiquiátricamente se ha llamado “parálisis del sueño”. En realidad es un estado de conciencia que el investigador y viajero de la conciencia Robert Monroe llamó FOCO-10. Si esto ocurre no hay problema, has llegado a un estado muy profundo de conciencia y te está llevando un poco volver a funcionar en vigilia ordinaria; sigue intentando abrir los ojos y en seguida te podrás mover. Algunas personas están teniendo experiencias de conciencia en las que aparecen principalmente elementos de imaginería visual. Todo esto es normal y beneficioso. Si te ocurre puedes escribirme y responderé en la medida de mis posibilidades a tus experiencias.


Técnica:


1. Aunque es un paso obvio, antes de empezar es necesario crear un entorno cómodo y a ser posible silencioso, desconectados de los teléfonos y demás distracciones.

2. Los pasos de la relajación hay que hacerlos de forma rápida, sin pausas y lo más mecánicamente posible, exactamente tal como se describen. A no ser que se alargue a voluntad al finalizar la secuencia principal, su duración escasamente llega a los 3 minutos. Hay que tomar una actitud mental en la que se da por hecho, sin más planteamientos, que uno o una es capaz de realizar cada uno de los pasos perfectamente. Más allá de aprender y seguir el guión, el cuerpo y la mente de cualquier persona ya tienen los recursos necesarios para que el ejercicio funcione.

3. Lo primero es tumbarse, ya que a través de este procedimiento se induce una relajación muscular extrema y la posición más favorable para conseguirlo es ésta. Las manos deben estar a los lados del cuerpo, sin tocarlo y las piernas ligeramente separadas.

4. Se cierran los ojos.

5. Se termina de coger una postura cómoda.

6. Se toma la decisión de permanecer completa y absolutamente inmóvil durante el resto de la relajación. Esta parte es muy importante ya que este paso influye definitivamente en la profundidad del estado que se va a alcanzar.

7. Se lleva la atención a los ojos y se dice mentalmente “Párpados desconectados”.

8. Se lleva la atención a todo el cuerpo físico como si fuera un bloque compacto y se dice mentalmente: “Musculatura esquelética desconectada”. La musculatura esquelética es la que permite cambiar de posición, abrir, cerrar y mover los ojos así como cambiar la expresión facial y hablar. El resto de músculos seguirán funcionando normalmente y de forma autónoma, los respiratorios, el músculo cardiaco, la musculatura visceral, etcétera. Nuestro cuerpo ya sabe desconectar la musculatura esquelética ya que lo hace todas las noches en las fases de sueño profundo. Éste es un estado muy favorable ya que es en el que se descansa y se regeneran y limpian los tejidos del cuerpo.

9. Secuencia Principal:
    - Se lleva la conciencia a todo el cuerpo FÍSICO como una única unidad y se enfoca la atención en su solidez y peso, sintiéndolo  como si fuera un bloque de piedra. Mientras la atención se sigue enfocando en la sensación de peso se dice mentalmente “Mi cuerpo es pesado” 5 veces seguidas, sin pausas, como si fuera un mantra o letanía.
    - Se lleva la conciencia a la idea de que tenemos una DIMENSIÓN ENERGÉTICA o sutil y que ésta la podríamos imaginar como un huevo luminoso que va hasta un metro más allá del cuerpo físico en todas direcciones, arriba, abajo, izquierda, derecha, adelante y atrás.  Se enfoca la atención en la sensación liviana y expansiva de esta dimensión energética. Mientras la atención se sigue enfocando en la sensación de ligereza se dice mentalmente “Mi cuerpo es ligero” 5 veces seguidas, sin pausas, como si fuera un mantra o letanía.

10. Se repite la secuencia principal un total de 5 veces consecutivas.

11. Al acabar las 5 repeticiones de la secuencia principal la atención debe permanecer centrada en la sensación de ligereza. Se mantiene el foco en la sensación de ligereza desde unos pocos segundos hasta unos cuantos minutos.

12. Cuando se desee se toma la decisión de terminar el ejercicio.

13. Se lleva la atención a los ojos y se dice mentalmente: “Párpados conectados”.

14. Inmediatamente se lleva la atención el cuerpo físico y se dice mentalmente “Musculatura esquelética conectada”.

15. Enseguida se abren los ojos y se mueven suavemente los dedos de las manos y de los pies.

16. Finalmente nos incorporamos lentamente y nos ponemos de pie.


¿Te gusta este blog? Profundiza y hazlo real en tu vida recibiendo sanación y guía. En cualquier lugar del mundo en donde estés. Mira aquí.

Creative Commons License
Texto y fotografía de Chema Sanz bajo licencia Creative Commons.